La petrolera YPF concretó ayer con éxito la colocación de 1.000 millones de dólares a través de un bono a treinta años y la reapertura de otro a diez años, que estarán destinados a mejorar el perfil de la deuda de la compañía.

En el bono a 30 años, con una tasa de 7% anual, la petrolera obtuvo 750 millones de dólares, mientras que en el plazo más corto -con una tasa de 6,95%- tomó 250 millones de dólares. “Una parte de este financiamiento se va a utilizar para hacer una oferta por un bono que vence en 2018 por 861 millones de dolares”, agregaron en la compañía.

En una nota enviada a la Comisión Nacional de Valores (CNV), YPF precisó que la operación se concretó a través una obligación negociable (ON) clase LIII a tasa fija con vencimiento a 10 años y otra ON clase LIV con vencimiento a 30 años.

En la colocación a 10 años, la petrolera recibió ofertas por 799 millones de dólares, de los que tomó 250 millones.

En tanto en la ON a 30 las ofertas ascendieron a 2.862 millones de dólares. Ambos instrumentos de financiación forman parte del programa global de emisión de títulos de deuda de mediano plazo de la compañía, por un monto total de hasta 10.000 millones de dólares.