En el marco del programa de  Asistencia de Emergencia al Trabajo y a la Producción (ATP), el Gobierno "profundizó los controles para las empresas grandes", que tienen más de 800 empleados y solicitaron el beneficio del salario complementario.

Las empresas que reciban el beneficio para pagar parte de los salarios de mayo para sus empleados deberán cumplir cuatro condiciones que se suman a las iniciales.

En primer lugar, no pueden distribuir utilidades, comprar sus propias acciones; ni adquirir bonos para después fugar los dólares.

Tampoco pueden realizar erogaciones con otras empresas, vinculadas o no, que estén radicadas en paraísos fiscales.

Las condiciones rigen por 12 meses con posterioridad a haber percibido el beneficio, y en aquellas empresas que poseen más de 800 empleados el periodo se extiende por 12 meses adicionales; es decir que por dos años deberán cumplir con las mismas.

Así quedó establecido mediante el acta número 11 del Comité de Evaluación y Monitoreo del ATP, publicada hoy junto a la decisión administrativa 721/2020 en el Boletín Oficial.

“La importancia del ATP radica en que el dinero va directamente al bolsillo de los trabajadores, funcionando como una herramienta que protege el empleo y sostiene el ingreso de las familias, llegando a casi a 2.5 millones de personas que van a contar con esta ayuda", indicaron a Télam fuentes de Gobierno.

En esa línea, explicaron que "para las empresas de menos de 25 empleados, el salario complementario significa el 70% de lo que perciben los trabajadores”.

“Mientras que en las que poseen más de 800 empleados, este porcentaje se reduce a 50%, por lo que se trata de un programa progresivo, dándole más a los que perciben menor salario", subrayaron.

Respecto a los controles, apuntaron que "entre los compromisos legales que tienen que asumir las empresas grandes por recibir el ATP, se destaca que por el transcurso de 24 meses desde que recibieron la ayuda económica del Estado, no podrán distribuir utilidades, comprar sus propias acciones, comprar bonos para después fugar los dólares ni realizar erogaciones con otras empresas vinculadas o que estén radicadas en paraísos fiscales".

Todas las empresas inscriptas en el programa, más allá de la cantidad de trabajadores que tengan, deben cumplir dos condiciones para obtener el salario complementario: los empleados deben estar inscriptos en una rama que haya estado afectada por las medidas del aislamiento social, preventivo y obligatorio, y las empresas haber experimentado una facturación de hasta el 5% nominal positivo, si se compara el periodo 12 de marzo al 12 de abril de 2020 respecto del mismo lapso de 2019.

“El ATP, instrumentado principalmente para beneficiar a las Pymes nacionales que son las grandes generadoras de empleo, no puede legislar hacia atrás, es decir en función de lo que los empresarios hayan hecho o no en el pasado", explicaron las fuentes.

Respecto de las Pymes beneficiadas hasta el momento, detallaron que las firmas con "menos de 800 empleados son 247.000, con más de 2 millones de trabajadores en su plantilla".

En tanto, las empresas grandes beneficiadas hasta el momento "son 141 con más de 800 empleados que ya han percibido el salario complementario, en las que desempeñan sus tareas unos 260.000 trabajadores".