El Comité Directivo del Grupo Ad Hoc de Bonistas de la provincia de Buenos Aires, compuesto por más de 40 instituciones que poseen aproximadamente el 50% de la deuda externa provincial, está "sumamente preocupado por la continua ausencia de progreso" por parte de la administración de Axel Kicillof "en subsanar el default de sus bonos internacionales en circulación", señalaron en un comunicado.

"Desde abril de 2020, cuando la Provincia lanzó una oferta de canje unilateral que fue rotundamente rechazada por los bonistas, la Provincia ha extendido reiteradamente el plazo de aceptación de su inadecuada oferta sin buscar un espacio de dialogo con los bonistas. Durante este período, el Grupo ha señalado repetidamente que la oferta de la Provincia no refleja la capacidad de pago de la Provincia y, que por lo tanto, no contará con el apoyo necesario de los bonistas", indicaron.

Acreedores acusan a Kicillof

Los bonistas señalaron que, en los meses transcurridos desde abril, la Provincia "no ha hecho ningún esfuerzo por llegar a un acuerdo con los inversores ni por subsanar el incumplimiento de pago de sus bonos en circulación".

"Durante el mismo período, cinco provincias argentinas iniciaron y concluyeron negociaciones de reestructuración exitosas con sus respectivos bonistas, implementando, en cada caso, soluciones que fueron producto de negociaciones de buena fe. El contraste entre estos procesos consensuales y de buena fe y el proceso no cooperativo que eligió la Provincia no podría ser más marcado", indicaron.

Los acreedores indicaron que "la única conclusión a la que puede llegar el Grupo es que, a diferencia de otras provincias que enfrentan presiones similares, la Provincia no siente la urgencia de resolver su default".

"Esta posición es inaceptable para los miembros del Grupo, que durante años han brindado financiamiento que ha sido destinado a financiar inversiones de capital, apuntalando el crecimiento económico de la Provincia y promoviendo inclusión social. La falta de respeto que la Provincia tiene por sus compromisos contractuales, y la falta de trabajo constructivo con sus bonistas, perjudica rotundamente a los ciudadanos y empresas de Buenos Aires", agregaron.

En consecuencia, "si la Provincia no cambia decisivamente el curso de acción, cambio que el Grupo le ha pedido en repetidas ocasiones, los miembros del Grupo no tendrán más remedio que ejercer sus derechos disponibles bajo los bonos existentes. El ejercicio de estos derechos podría incluir la aceleración de algunos o todos los bonos y/o la ejecución directa de derechos contractuales contra la Provincia. Estas acciones pueden ser iniciadas en cualquier momento", advirtieron.