Tras abrochar un acuerdo de reducción de precios de ocho cortes de carnes, el Gobierno busca hacer lo propio con las cadenas del trigo, el girasol y el maíz, cuyo valor dentro del país sube por el impacto del aumento de los commodities. La prioridad oficial está en el sector triguero ya que incide de forma directa en las cifras que la harina, las pastas y los panificados exhiben en las góndolas. 

Lo confirmó esta mañana la secretaria de Comercio Interior, Paula Español. La funcionaria a cargo del control de los precios y del abastecimiento aseguró que los ministerios de Desarrollo Productivo y de Agricultura están trabajando para alcanzar acuerdos de precios en la cadena del trigo, "con la idea de que se exporte cada vez más sin que eso se haga a costa de una presión sobre los precios domésticos".

"Empezamos con carnes. Y está sobre la mesa trigo, maíz, girasol. Todos los insumos para los alimentos", sostuvo Español en declaraciones a El Destape Radio. Ocurre que la fuerte suba en los precios internacionales de estos productos que Argentina exporta es trasladada al mercado interno. Así, la inflación se aceleró en diciembre hasta el 4% y la canasta básica alimentaria, que marca la línea de la indigencia, se disparó ese mismo mes 5,1%.

Para intentar desenganchar los precios externos de los locales, el Ejecutivo restringió semanas atrás el cupo de exportación de maíz para priorizar el abastecimiento de los productores argentinos de carne aviar, porcina y vacuna, cuyos precios saltaron hacia fin de año. Tras las presiones sectoriales y con un acuerdo mediante, la decisión se revirtió. Ahora el equipo económico prioriza la búsqueda de acuerdos de precios, aunque el ministro Martín Guzmán no descartó la posibilidad de una suba de las retenciones en caso de que esta vía no surta efecto durante su visita a Chaco de la semana pasada.

Paula Español, secretaria de Comercio Interior

Desde la cámara de exportadores de cereales y aceites (Ciara-CEC), desmintieron este martes que se haya alcanzado algún acuerdo con la industria molinera o con el Gobierno por el precio del trigo, pero confirmaron los diálogos dentro de la cadena. 

En ese sentido, fuentes de la agroindustria le adelantaron a BAE Negocios que este miércoles se reunirán las mesas nacionales del trigo y del maíz para "discutir internamente como cadenas de valor" la forma en la que continuará la negociación con el Gobierno por el abastecimiento del mercado interno. Desde el sector aseguran que parte de los problemas se deben a que existe un congelamiento del precio local de la harina de trigo desde hace diez meses por parte de la Secretaría de Comercio.

Respecto de la carne, Español señaló que se busca ampliar el acuerdo ya alcanzado para rebajas de precios en los cortes vacuna, con la idea de que "haya más bocas de expendio". Por el momento, las rebajas solo se consiguen tres veces por semana en supermercados y en el Mercado Central.

¿Qué pasará con Precios Máximos?

Por otro lado, la funcionaria afirmó que el Gobierno prevé terminar de a poco con la regulación de Precios Máximos, como ya había adelantado este diario.

"Los precios no se definen en la Secretaría de Comercio Interior, más allá del imaginario que se ha generado. La inflación es un problema histórico en la Argentina, multifocal, con una gran cantidad de elementos que no hacen a la Secretaría, como el dólar", afirmó.

Español destacó la ampliación reciente que el Gobierno hizo del programa Precios Cuidados con la idea de que existan más precios de referencia. A la vez, afirmó que el plan Precios Máximos, que fue el congelamiento de algunos productos de la canasta básica con incrementos autorizados que no superaron el 10% entre marzo y diciembre de 2020, "fue una política muy excepcional vinculada a una situación excepcional que fue la pandemia".

"La pandemia, que aún no ha pasado, requirió una excepcionalidad y nosotros salimos desde Comercio Interior a congelar los precios de alimentos, higiene personal y limpieza en los comercios. Esa fue la política que sigue vigente, pero de la que muy pausadamente se busca ir saliendo porque los precios no se congelan de por vida", añadió.

Según la funcionaria, "una cosa es congelar una tarifa y otra es congelar los precios que están en las góndolas". Por ello, se está trabajando en herramientas que "señalen cuáles son los precios cuidados" para "muy de a poco ir acordando una salida ordenada, pautada y controlada de este programa" de  Precios Máximos.