El secretario de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), Mario Grinman, adelantó que tras el levantamiento de las medidas de confinamiento, se esperan que al menos 100.000 negocios de todo el país no vuelvan a abrir sus puertas, y apeló a reforzar la atención sobre el efecto económico de las medidas de aislamiento social.

“Somos respetuosos del dolor de los familiares de la gente que falleció, pero también hay que entender que una empresa que quiebra es una empresa que fallece, no se vuelve a abrir y son puestos de trabajo que no se vuelven a generar”, sentenció Grinman en diálogo con Radio La Red, quien calificó de "preocupante" las proyecciones del sector.

Y subrayó: “En ese marco del 20% al 25% de empresas cerradas podemos hablar de 100.000 comercios cerrados como piso en los próximos meses, y todo depende de la duración de toda esta tragedia. En realidad va a ser muy difícil el día después porque así como nosotros siempre dijimos desde el 25 de marzo había que proteger tantas vidas como sea necesario en ese proceso había que ser muy cuidadosos de que no se destruya la economía”.

En este sentido, Grinman aseguró estar a favor de las medidas de aislamiento, aunque evaluó que "falta más apoyo al sector privado para que las empresas no quiebren".

"Nosotros somos respetuosos porque consideramos que la tarea que han hecho en el cuidado de la salud es excelente. Fíjese los números, comparado con otro país no tenemos nada que objetar. El tema es la economía, y por eso es necesario no dejar de ayudar desde el Gobierno sino incrementar la ayuda a los comercios porque es más fácil salir de la crisis con un empresariado pujante. Ahora con empresas quebradas, fundidas, fallecidas, va a ser muchísimo más difícil el día después”, repasó. 

Sobre las distintas disposiciones que lanzó la Casa Rosada para atenuar el impacto, el representante de la cámara comercial valoró la moratoria por considerarla "necesaria", pero aseguró que "terminará siendo insuficiente si no se la extiende en el tiempo".

“En los relevamientos mensuales que hacemos salió que el 67% de los encuestados están atrasados en pagos de tipo tributarios, previsionales, fiscales, impositivos, lo que sea. Claro que se va a quedar corta la moratoria. Porque el empresario lo primero que hace es pagar sueldos, después el alquiler, después trata de cumplir con el proveedor y lo demás va a quedar para el final. Por eso nosotros también hemos pedido al Gobierno y al Congreso de la Nación que se se haga viable algún paraguas protector en temas legales porque nosotros prevemos una catarata de juicios y embargos, ejecuciones por deudas impagas producto de esta pandemia", remarcó Grinman.

Mario Grinman encendió las alertas en los efectos postpandemia 

El pedido del sector se suma a la evaluación de la Unión Industrial Argentina ( UIA), de cara a la nueva prórroga de la cuarentena el próximo jueves. 

"Si se cierran las fábricas nuevamente, hay muchas pymes que no vuelven a abrir nunca más porque hoy, a pesar de la ayuda estatal y de la posibilidad de abrir con baja actividad, las empresas están endeudadas y en una muy mala situación", alertó una fuente de la  UIA consultada por BAE Negocios.