Alacero criticó la decisión de Donald Trump, y le recordó que la región sudamericana tiene "un rol activo como aliados estratégicos de los EE.UU., en la lucha contra la sobrecapacidad de producción de acero global". Y sostuvo que los países latinoamericanos "necesitan más que nunca estabilidad para fortalecer sus planes de crecimiento para el futuro inmediato". "La manipulación de los aranceles y tarifas sobre productos básicos importantes para las economías de los países socios, en un intento de solucionar problemas que están claramente fuera del tema original del debate, es un precepto equivocado contra la posibilidad de llegar a acuerdos conjuntos como países que han colaborado muy de cerca anteriormente", sostiene.