Analistas advirtieron por las posibles consecuencias en la industria nacional a partir de la nueva estrategia de desarrollo federal a once años que presentó Brasil en los últimos días. De acuerdo con los expertos, la ausencia de Argentina en los planes de uno de sus principales socios comerciales podría debilitar el vínculo y perjudicar la integración regional.

Agustín O’Reilly, director general de la consultora Moody Brook, subrayó que en la estrategia brasileña el Mercosur “parece ausente”, y la integración regional “solo se menciona dos veces”, ya que “el énfasis parece estar en la integración global”. “El regionalismo no está siendo tenido en cuenta”, lamentó el especialista.

En este sentido, fuentes de comercio exterior de la Unión Industrial Argentina (UIA) admitieron que “no es extraño que cada uno busque hacer la suya”, en un contexto donde el acuerdo del Mercosur perdió fuerza a lo largo de los años y no es considerado como un bloque de alta relevancia en el panorama económico mundial. “Si los socios comerciales no profundizan su relación ni hacen negocios, la integración no funciona”, admiten.

Los planes brasileños de crecimiento no tienen en cuenta al Mercosur o a Argentina

El documento plantea el desafío de garantizar “la soberanía y la promoción de los intereses nacionales brasileños”, y promover un sistema multilateral de comercio equilibrado. En caso de que los objetivos se cumplan, las consecuencias para la industria nacional son variadas.

Por un lado, podría haber beneficios para aquellas empresas que exporten a Brasil, ya que el socio comercial de Argentina podría incrementar sus compras en el país u ofrecer mejores precios. Además, aparecen en la estrategia una serie de elementos que permiten ver la posibilidad de cooperación entre ambos países en áreas como inteligencia, industrias nucleares y de defensa, seguridad en fronteras o en la Antártida.

Sin embargo, para aquellas pymes que compiten con las brasileñas, el panorama no es alentador. La estrategia deja a Argentina fuera del mapa estratégico y, si el estado brasileño se hace más competitivo, la industria argentina pierde inversión ya que el país no ofrece los beneficios que sí habría en tierras brasileñas ni la previsibilidad para poder desarrollar un proyecto de inversión.

“El mayor socio económico y político de la Argentina tiene un plan estratégico que acá no conoce nadie, ni está en la agenda de Cancillería o la Secretaría de Planeamiento Estratégico”, explicó O’Reilly. “Si congeniamos un proyecto de desarrollo común con Brasil podríamos mejorar, pero eso no existe hoy en la agenda nacional”, concluyó.

Más notas de

Santiago Basso

El ransomware y la triple extorsión, la amenaza económica que se transformó en un problema de seguridad nacional

Ransomware: una amenaza que mutó a un problema de seguridad nacional

Australia amenaza a China con ir a la guerra y Argentina está al acecho del desenlace

Argentina podría beneficiarse indirectamente del conflicto chino-australiano

Amazon va por el negocio de Google y Facebook

El negocio de la publicidad está en pleno ascenso

Fintech argentina obtuvo 50 millones de euros para su expansión internacional

Alejandro Muszak fundó la fintch en 2014 y ya tiene presencia en Uruguay, México y España

La empresa de transporte que quiere convertir a Mendoza en tierra de "buenas nueces"

QNuts exportará 800 toneladas de nueces con cáscara en 2025

¿Una monarquía en Argentina? Buscan implementar un sistema que acumula rechazos en Europa

La monarquía en Gran bretaña costó en el último año unas 69,4 millones de libras

Arsenal, Manchester United y Tottenham van por la Europa League para reducir pérdidas: cuánto perdieron y cuánto podrían ganar

La UEFA Europa League (UEL), mucho más que un éxito futbolístico

El Barrio Rojo de Ámsterdam, a punto de desaparecer

En el Barrio Rojo proliferan los burdeles y la venta de drogas

La diversidad, el componente central del Gabinete de Biden

Joe Biden en el momento de su juramento como presidente

IFE, Anses y Tarjeta Alimentar, entre las más buscadas en Google

Las tendencias de búsqueda en 2020