Ante la baja rentabilidad anual, siete de cada diez propietarios no respeta la ley de alquileres y aplican incrementos que se ubican por encima de la inflación, indicó este jueves un informe privado.

En este marco, un relevamiento efectuado recientemente por el portal Zonaprop arrojó que en el primer cuatrimestre de 2021, el aumento promedio del precio de los alquileres llegó a 17,9%, por encima de la inflación acumulada para ese período, según estimaciones privadas.

La ley de alquileres determina que los aumentos deberán guiarse en un 50% por la evolución mensual de la inflación que mide el Indec y en un 50% por el índice de salarios que elabora el Ministerio de Trabajo (RIPTE).

La situación con los alquileres de volvió especialmente preocupante a partir de abril, cuando venció el congelamiento dispuesto por el Gobierno en marzo de 2020 a raíz de la pandemia y volvieron a autorizarse los desalojos por falta de pago. Aun así, en muchos casos el congelamiento ya no era respetado por los propietarios.

Otro informe difundido por la inmobiliaria RE/MAX Premium, un monoambiente en Belgrano cotiza 30.000 pesos mensuales, mientras que en Flores se encuentra entre 15.000 pesos y 18.000 pesos, de acuerdo con la antigüedad. En lo que respecta a los PH, consideró que el precio comienza en 50 mil pesos debido a la "escasa oferta de este tipo de inmuebles".

En ese escenario, sostuvo que siete de cada diez propietarios no respeta la ley de alquileres y deciden poner en marcha aumentos superiores a la inflación.

"Los dueños manejan la situación como quieren", reconocen referentes del secto inmobiliario

"Hoy los dueños manejan toda la situación como quieren. La realidad es que hay tanta demanda que ponen ellos las condiciones y el precio y el inquilino queda rehén de ellos", remarcó Ariel Champanier, presidente de RE/MAX Premium.

El análisis advirtió sobre "la baja rentabilidad anual que venían teniendo los alquileres", al representar "menos del 3%", al tiempo que alertó sobre "la incertidumbre por la nueva ley de alquileres".

Aseguró que esos factores impulsaron a "muchos dueños opten por vender sus propiedades para obtener mayores ganancias y así no tener que lidiar con algunos puntos –según ellos contradictorios- de esa norma".

En ese sentido, subrayó que ese panorama llevó a un crecimiento en la demanda de alquileres, que de hecho superó a a la oferta vigente.

Indicó que esa situación provocó que "los futuros inquilinos tengan que pagar elevados precios para mudarse y aceptar las reglas de juego que los propietarios les imponen".

"La ley de alquileres, que se hizo para mejorar la realidad de los inquilinos, en realidad la empeoró porque en vez de dejar un libre mercado hicieron algo totalmente diferente porque el dueño ahora se cubre por si acaso y muchas veces pide un valor superior porque sabe que por cada inmueble hay 10 posibles inquilinos", apuntó Champanier.

Aclaró que si bien las inmobiliarias recomiendan "respetar la ley y que los contratos se hagan cada tres años con subas anuales, como está estipulado, "en los acuerdos entre privados" no se pueden "meter".

"Para 2021 proyectamos una suba del 40% en el precio de los alquileres, que podría incrementarse con la inflación galopante que tenemos y la alta demanda de inmuebles persistente", pronosticó Champanier.

En tanto, afirmó que la escalada de precios llevó a que "muchos inquilinos" tuvieran que "mudarse a zonas más rezagadas de la ciudad, en busca de un lugar más acorde a sus ingresos".

Aumento desmedido de los alquileres

El presidente de la Federación Nacional de Inquilinos, Gervasio Muñoz, advirtió este jueves que existe "un gran aumento" de los precios de los alquileres, por lo cual reclamó al Gobierno que tenga un "rol activo en la protección del derecho a la vivienda".

Según el dirigente, "hay un gran aumento de los precios del alquiler, algo que va en contra de la normativa vigente. Hay una intención de golpear a los inquilinos y desprestigiar la ley".

"La nueva ley equilibra algunos derechos e intenta transitar un camino donde haya más tranquilidad para el inquilino. Nosotros podemos discutir el precio del alquiler", señaló Muñoz, en declaraciones radiales.

Además, consideró "muy importante que frente a las prácticas profundamente abusivas que ha adoptado el mercado inmobiliario y en un momento tan sensible como el que estamos viviendo en términos sanitarios, el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat lleve adelante un rol activo en la protección del derecho a la vivienda de millones de inquilinos que no pueden afrontar el pago del alquiler, o directamente están en riesgo de quedar en la calle".