El director ejecutivo de la Anses, Alejandro Vanoli, dio ayer información acerca de una de las grandes incógnitas de la economía que se viene: qué ocurrirá con las jubilaciones durante el 2020 en general y en el corto plazo en particular. En concreto, Vanoli afirmó que desde el Gobierno lo que se está analizando es la posibilidad de que el aumento para los jubilados previsto para marzo se concrete a través de una suma fija.

De esa forma, el Gobierno buscaría en primera instancia ajustar el gasto fiscal para un año en el que debe dar señales a los acreedores privados y al FMI, en el marco de la renegociación de la deuda, que será una de las claves económicas. En ese sentido, cabe destacar que la explicación principal del gasto fiscal aparece por el lado de la seguridad social.

En segunda instancia, el pago a través de una suma fija permitiría achatar la escala, de manera tal que, en términos relativos, los deciles de menor ingreso se vean favorecidos respecto a los que más reciben. Es decir, buscaría promover una mejora en los ingresos reales de los jubilados con menores ingresos y ajustar a la vez.

"Probablemente sea una suma fija pero el criterio que el Presidente Alberto Fernández ha instruido es que las jubilaciones, especialmente las más bajas y las de los sectores más castigados, mantengan su poder adquisitivo", dijo ayer por la tarde el ex presidente del BCRA Vanoli, durante un contacto con periodistas acreditados en Casa Rosada. Ocurrió tras la firma de un convenio entre el Gobierno nacional y La Pampa por deudas previsionales.

"Sobre esa base y teniendo en cuenta la realidad fiscal, que es muy compleja, se puede mantener la viabilidad fiscal y sin agravar la situación en un momento difícil", agregó el jefe de la Anses.

La Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva, aprobada por el Congreso a fines de diciembre, estableció la suspensión de la actualización automática de los haberes jubilatorios y que, en ese lapso, el Poder Ejecutivo dispondrá de facultades para aumentarlas por decreto.