Ante el establishment económico y financiero mundial, el presidente Alberto Fernández buscará hacer calar su idea de que Argentina está dispuesta a llegar a un acuerdo con los bonistas para evitar el default total pero que ya no puede pagar más de lo que ofreció 15 días atrás.

Ayer, luego de que se conociera el rechazo en bloque a la propuesta presentada por el Gobierno hace dos semanas y después de la contraoferta conjunta enviada por los tres grandes grupos de acreedores implicados en esta negociación, Fernández ratificó que "es muy difícil hacer una oferta mejor", ya que empieza a "poner en riesgo el mañana".

La idea de la sostenibilidad se espera que sea el recurso al que vuelva a apelar esta tarde el presidente, en su exposición -vía online- ante el Consejo de las Américas. El auditorio virtual estará compuesto por  influyentes empresarios y políticos estadounidenses y de América Latina, banqueros y grandes fondos. 

La cita será a las 16.30 hora Argentina, en una videoconferencia organizada por Susan Segal, que es la coordinadora general del Council.

Cartelización

 

Ayer lunes, los grupos Ad Hoc, que lidera BlackRock; Exchange, de los bonistas del canje 2005; y el Comité de Acreedores de Argentina (ACC), que se debilitó luego de que uno de sus integrantes y dos de sus aliados aceptaran la oferta oficial; informaron públicamente su rechazo conjunto a la última propuesta de reestructuración del Gobierno argentino y la presentación de una nueva contraoferta.

Según adelantó este diario, desde el Gobierno leyeron la movida como "una cartelización de mala fe" de los grandes fondos.

La contraoferta de los acreedores está valuada en USD56,5, es decir, USD3 por encima de la oficial.

La respuesta del Gobierno no tardó en llegar. "Esperábamos esto, lo único que pasó es que se formalizó la posición de un grupo de bonistas, vamos a seguir hablando y negociando sabiendo que la Argentina ha hecho un enorme esfuerzo ya con la oferta que ha hecho, es muy difícil hacer una oferta mejor, una oferta mejor empieza a poner en riesgo el mañana y la verdad es que lo que yo busco es que la Argentina resuelva un problema de tal modo que no tengamos que discutir más con los acreedores", indicó Alberto Fernández ayer por la noche.

Y agregó: "Es imposible que nos podamos mover de esta oferta que hicimos porque es un esfuerzo muy grande, eso también lo tienen que saber todos, es un esfuerzo que nos pone al limite, no queremos que hagamos una oferta que ponga en riesgo a los sectores más vulnerables, Argentina necesita sacar de la pobreza a un numero muy importante de argentinos y no le puede seguir exigiendo a esos argentinos más esfuerzos. La deuda debe ser sostenible, la podemos pagar en el tiempo y no a costa de sectores vulnerables".

Esta última línea es justamente la que se espera que el presidente refuerce hoy ante la comunidad económica y financiera mundial en su exposición en el Consejo de las Américas.