El huevo registró en los últimos días un fuerte aumento en su precio de venta al público, en un escenario de faltantes de este producto y subas de valores en frutas, verduras y otros alimentos que componen la canasta básica. Según explicaron desde la Cámara Argentina de Productores Avícolas (Capia), a los problemas de caída de rentabilidad y aumento de costos en el marco de la pandemia del coronavirus, los puntos de venta -sobre todo supermercados- remarcan precios sin ningún tipo de control. La entidad también reconoció las dificultades que implica vender su producción a los precios del 6 de marzo, según estipuló el Gobierno nacional para determinados productos.

Javier Prida, titular de Capia, reconoció que si no se equipara la redistribución de las rentabilidades a través de toda la cadena, podría generarse un desabastecimiento en el canal de supermercados, porque según expresó el directivo "nadie está dispuesto a seguir vendiendo por debajo de los costos y en condiciones tan desfavorables". Frente a este escenario, se sumaría un aumento en la informalidad, porque dejarán de facturar para poder vender a precios sostenibles.

Según calculó Prida, el precio para vender un maple de huevos (que contiene 30 unidades) con rentabilidad es de $160, mientras que el valor de venta al 6 de marzo era de $125, situación que genera serias distorsiones en la cadena, afirman. Desde Capia explicaron que los supermercados "hacen descuentos unilaterales, cobran por promociones no consensuadas, venden y cobran el producto dentro de los dos días de recibido y lo pagan en un plazo de 60 a 90 días". Ante esta situación, desde la entidad entienden que las autoridades deberían generar una trazabilidad en los procesos de producción y rebajar el IVA a un 10,5% para igualar este producto con otras proteínas animales, entre otras medidas.