La Secretaría de Energía dispuso un aumento escalonado para el valor del biodiésel. Será en cuatro tramos, entre mayo y agosto. La decisión surge luego del aumento del gasoil, en cuya mezcla se incluye un porcentaje de este biocombustible.

En la resolución 209/2022 publicada hoy en el Boletín Oficial se fija en $179.451 por tonelada el precio de adquisición del biodiésel destinado a su mezcla obligatoria con gasoil para las operaciones correspondientes a este mes, al tiempo que también se determina un valor de $182.143 para mayo próximo; $185.785 para junio; $194.297 para julio; y $198.143 para agosto.

Se trata de cuatro aumentos, de 25,25% en abril, 1,50% en mayo, 1,99% en junio, 4,58% en julio, y 1,97% en agosto. Totalizan un incremento de 38,3% respecto al valor de marzo establecido en $143.265 por la resolución 1183/2021, que fijó los incrementos entre diciembre de 2021 y el mes pasado.

El plazo de pago de los biocombustibles no podrá exceder en ningún caso los 30 días corridos, a contar desde la fecha de la factura correspondiente.

Aumento de combustibles en el precio de la nafta y el gasoil

La suba del biodiésel, utilizado para el corte de gasoil, surge luego del aumento en el precio de los combustibles: se usa un 5% de biodiésel en la mezcla del gasoil que se comercializa para su uso en vehículos. Con la normativa publicada este miércoles, se equipara la actualización de precios.

YPF aumentó el 14 de marzo un 9,5% promedio el precio de sus combustibles básicos y 11,5% promedio en los premium. Esto incluye tanto la nafta como el gasoil. Se trata del segundo incremento del año, y se corresponde a la necesidad de la compañía de seguir la evolución de las principales variables que conforman el precio de venta al público, según explicaron desde la compañía petrolera.

Este martes, la Secretaría de Energía dispuso un aumento del 11,75% en el precio del componente de bioetanol a base de caña de azúcar y de maíz destinado a su mezcla con nafta a partir del 14 de marzo último, en consonancia con el incremento en los combustibles de YPF anunciado ese día.

Desabastecimiento de gasoil

Como parte de la crisis energética que atraviesa el mundo —principalmente— por la guerra Rusia-Ucrania, los combustibles son uno de los productos más afectados. El país gobernado por Vladimir Putin es uno de los mayores exportadores de petróleo y gas para Europa, y por los conflictos comerciales que surgieron del enfrentamiento bélico los precios de las commodities se dispararon. Además, Rusia bajó el nivel de sus exportaciones.

En este contexto, el campo asegura que hay desabastecimiento de gasoil en la Argentina, por lo que proponen que el biodiésel cubra la demanda en el mercado nacional y aprovechar las exportaciones. La Mesa de Enlace del agro busca que el Gobierno apruebe un proyecto para subir el porcentaje de mezcla de biodiésel en gasoil del actual 5% al 20%.

Sin embargo, el sector petrolero asegura que el mercado está debidamente abastecido. Ante reclamos de transportistas y de acopiadores de cereales sobre faltantes de gasoil, YPF confirmó que está entregando sus volúmenes habituales al circuito de estaciones de servicios. También afirmaron que la provisión de combustibles para la cosecha de soja y maíz se encuentra garantizada.

"Consideramos que el campo también puede ser parte de la solución ante la falta de combustibles y, dentro de ese plan de contingencia, el biodiesel podría suplir la demanda en las distintas regiones del país", indicó la Mesa de Enlace en un comunicado de este viernes.  "YPF está implementando todas las medidas que le permitan aumentar la producción, la oferta del producto y atender a una demanda creciente", sostuvo la empresa petrolera, por su parte.

Marco Regulatorio de Biocombustibles

A principios de agosto del año pasado el Gobierno puso en vigencia el nuevo Marco Regulatorio de Biocombustibles, que regirá hasta 2030 a partir de la Ley 27.640 sancionada a comienzos de julio, que dispuso nuevos parámetros de cortes obligatorios de naftas y gasoil, y creó la Comisión Especial para el desarrollo del sector.

El nuevo marco de elaboración, almacenaje, comercialización y mezcla de biocombustibles reemplaza al que rigió durante 15 años, y que permitió un amplio desarrollo del sector en distintas provincias vinculadas con la producción de biodiésel y bioetanol a partir de las distintas materias primas.

El régimen de promoción de la producción y uso de los biocombustibles tendrá vigencia hasta el 31 de diciembre de 2030, y habilita al Poder Ejecutivo nacional extenderlo, por única vez, por cinco años más.

La continuidad del régimen de promoción buscó ajustar el modelo que permitió en 15 años contar con 54 plantas de producción en 10 provincias, agregando valor en origen, generando y sosteniendo economías regionales con más de 300.000 empleos directos e indirectos.

A tono con la ley, se determinó el procedimiento para la aplicación de un corte mínimo obligatorio de 12% de bioetanol para la nafta, con una eventual reducción al 9%, mientras que para el gasoil será de un 5%, con una eventual reducción al 3%.

En el caso del combustible elaborado a base de caña de azúcar, los volúmenes deberán ser del 6% de la mezcla mínima obligatoria, mismo porcentaje para el bioetanol a base de maíz.