En un hecho pocas veces visto en la historia reciente, las terminales automotrices radicadas en la Argentina y las empresas autopartistas elevaron una carta al Gobierno para que se reduzcan del 35% al 2% los aranceles de importación de ciertos bienes de capital, con el fin de aumentar la producción de piezas nacionales y la sustitución de importación de partes.

Mediante una misiva -que lleva la firma del director ejecutivo de la cámara ADEFA, Fernando Rodríguez Canedo; y del gerente general de la autopartista AFAC, Juan Cantarella- el sector automotriz solicitó al secretario de Industria, Ariel Schale, la rebaja al 2% de un arancel que algunas posiciones (moldes y matrices) es del 35%; en otras, del 28%; y en un tercer grupo, del 14%.

Tanto ADEFA como AFAC piden "de manera extraordinaria una alícuota del derecho de importación en el 2%, con el objetivo de facilitar mayores inversiones para generar localizaciones de autopartes y la sustitución de piezas importadas".

"Consideramos una incongruencia que mientras se hacen importantes esfuerzos por localizar autopartes, las herramientas necesarias para dicho proceso tengan un arancel de importación que es en algunos casos más del doble que el de las autopartes", agrega la carta entregada a Schale.

Tomando el ejemplo de un caso en que existan restricciones arancelarias para la adquisición de una matriz para estampar partes de carrocería, cuyo costo fuese de 2 millones de dólares, se terminaría generando importaciones de 300 mil unidades (en cinco años) de la pieza que no se localizó por un monto de unos 30 millones de dólares.

Además, "la posición NCM 8207.30.00 establece aranceles para importar matrices para estampado en frío del 14% y para estampado en caliente del 35%. Ello desincentiva el desarrollo de la tecnología de estampado en caliente en nuestro país, especialmente en la comparación con Brasil donde las primeras tienen un arancel del 14%, mientras las segundas tienen un derecho de importación del 0%".

"En Brasil ya existen varias líneas de estampado en caliente y en nuestro país ninguna, añade la carta que enviaron ambas entidades. "Considerando los esfuerzos que se vienen llevando a cabo, tanto desde dicho Ministerio como desde el sector privado, para emprender acciones tendientes a incrementar la localización de autopartes, creemos fundamental corregir el esquema arancelario de los moldes y matrices", puntualiza.

Los altos costos de dichos bienes de capital tienen una alta incidencia en la decisión de localización de componentes, sobre todo para nuestro país que tiene como desventaja la necesidad de amortizar la inversión en estos bienes sobre una escala muy inferior a la de los países competidores.

Cuando el costo supera las posibilidades de inversión, la consecuencia es que se opta por la importación de las autopartes, perjudicando la inversión, la producción y empleo de toda la cadena productiva, y da lugar a un fuerte efecto negativo en la balanza comercial por la mayor importación de piezas.

Más notas de

Francisco Martirena

Crece construcción pero preocupa acceso limitado a dólares

Obras en el interior, con gran empuje

La UIA y cámaras sectoriales confían en el perfil industrialista de Batakis

La UIA y sectores confían en el perfil industrialista de Batakis

Industria metalúrgica creció "dos dígitos" en mayo

La metalurgia vive un gran momento

Sigue Ahora 12 hasta febrero de 2023, para motorizar el consumo

Los locales buscan ventas

Suben precios en alimentos y hay pelea entre empresarios

Góndolas "arden" con los listados

Scioli y UIA viajarán a Brasil con pymes para elevar las ventas

Argentina busca negocios en Brasil

Venta de autos estancada y con aumentos en julio

Concesionarias, con regular actividad

Importadores de autos "digieren" restricciones del BCRA

Autopartistas advierten los riesgos

Precios Cuidados: Gobierno pone tope de 9% hasta octubre

Góndolas, cada vez más inaccesibles

Mercosur firmará acuerdo comercial con Singapur y apunta al Sudeste Asiático

Alberto cerrará la cumbre del Mercosur