Los bancos privados anotaron un crecimiento mensual de sus ganancias de 41,6% nominal en mayo, es decir una mejora real de 39,5% respecto al mes anterior. De esa forma, continúan recortando el desplome que sufrió su rentabilidad en febrero y marzo, cuando el BCRA generó un fuerte desarme de las Leliq y los Pases. Mientras que en marzo habían registrado un desplome interanual de 83,1% en sus ganancias, en mayo el número se achicó a una caída de 31,8% respecto a mayo del 2019. 

Dato a destacar: buena parte de la rentabilidad perdida por los bancos se dio por las bajas de las tasas de interés de las Leliq y los Pases, los pasivos remunerados, que durante el 2019 le permitieron a las entidades financieras multiplicar sus ganancias en el medio de una brutal caída de su actividad natural, la intermediación financiera. La búsqueda del Central por incentivar el crédito y por competirle a la devaluación con la tasa de interés de los plazos fijos, cambió la dinámica. 

Así, según los datos publicados en el Informe sobre Bancos de mayo, del BCRA, los bancos privados obtuvieron ganancias por $20.927 millones en mayo. Número ya algo similar a los $21.401 millones del mismo mes del año pasado. Claro que con una inflación de 48,4% en el medio. En marzo de este año, como referencia al momento más bajo de la caída, las ganancias habían sido de $9.603 millones. Anotó en dos meses un repunte de 111,5% en términos reales. Más que duplicaron respecto a los niveles de ganancias que registraron en ese entonces.

En enero el BCRA encaró un fuerte desarme de Pases con las instituciones financieras, lo que en el momento implicó una emisión monetaria extraordinaria de $395.161 millones de pesos. La tasa llegó a bajar desde el 55% hasta el 11,4%. En febrero, las primas por esos Pases percibidas por los bancos cayeron más de 100% (el número se volvió negativo en sus balances).

Esa dinámica se revirtió en abril, cuando el BCRA decidió absorber buena parte de lo emitido, también durante el principio de la pandemia, y les ofreció más tasa (la subió a 15,2% en abril y a 19% en mayo). Ese mes el Central aspiró $794.510 millones de base monetaria por esa vía y les devolvió el número positivo a las primas por Pases de los balances de las entidades financieras. De esa forma, ya en mayo, con una tasa mejorada, los bancos privados ganaron $5.233 millones por esa vía. El doble que en abril y la mitad que en enero. Un repunte parcial.

A la baja de los Pases de febrero, se le había sumado en marzo la del desarme de Leliq, que se acentuó en el marco de los primeros días de la pandemia, cuando el BCRA intentó motorizar el crédito productivo limitando el acceso a pasivos remunerados de los bancos y otorgándoles liquidez. Inyectó por esa vía $395.155 millones a la base monetaria y le quitó una fuente de ingresos fácil y alejada de su actividad natural a las entidades financieras. Sin embargo, mucho de eso se reabsorbió a través de los Pases, tal lo mencionado, en abril, y también vía un rearme de Leliq que aspiró $146.669 millones en mayo y $335.508 millones en junio.

Desde el BCRA destacaron al respecto: “Cabe mencionar que el desempeño que viene observando la solvencia y rentabilidad del sistema financiero durante 2020 se da en un contexto diferente al observado en el año anterior. Durante 2019, si bien el sistema demostró ser resiliente en términos de liquidez y solvencia a distintos episodios de tensión financiera y cambiaria, lo hizo en un contexto de importante disminución del crédito real en pesos (-18% entre puntas del año) y de los depósitos del sector privado en pesos (-11% en igual periodo, especialmente aquellos a plazo que cayeron -19%). En contraste, en el marco de los nuevos lineamientos de política del BCRA, en 2020 se registra una recuperación real del crédito y un aumento sostenido de los depósitos en moneda local, con constantes esfuerzos por incluir financieramente a un amplio grupo de familias y pequeñas empresas que no llegaban a constituir sujetos de crédito del sistema financiero”.

Así, mientras en febrero los bancos anotaron ingresos netos por $43.643 millones por la vía de las Leliq, ese número cayó a $32.225 millones en marzo y se mantuvo relativamente estancado en abril y mayo, mes en el que quedó en $29.833 millones. Una caída real de 33,6%.

Como reverso, la baja de la tasa de interés de los plazos fijos, que llegó a un piso de 18,6% en abril, les había generado una caída fuerte en los egresos (de $33.751 millones en marzo pasaron a $24.409 millones en abril). A principios de mayo el BCRA empezó a atar la tasa de los plazos fijos a las Leliq y ese mismo mes saltó al 26%. Las medidas fueron acentuando esa dinámica en los meses siguientes por lo cual cabe esperar que los egresos de las entidades sigan creciendo por esa vía. En mayo treparon $400 millones, en el margen, hasta $24.841).

Desde el BCRA destacaron que la suba de tasas generó un crecimiento real de 7,3% en los plazos fijos durante mayo. Los creditos anotaron un crecimiento de 2,6% real.

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

Cómo es el plan de Roberto Lavagna para la pospandemia: pide aún más devaluación

Cómo es el plan de Lavagna para la pospandemia

En los primeros cuatro días de agosto, el BCRA vendió USD428 M

Miguel Pesce, president of Argentina

Para la banca global, el FMI no exigirá grandes ajustes

Para la banca global, el FMI no exigirá grandes ajustes

La inversión sigue en el pozo, pero recupera 25% en junio

La inversión sigue en el pozo, pero recupera 25% en junio

El mercado ya proyecta una inflación inferior al 40% en el 2020

El mercado ya proyecta una inflación inferior al 40% en el 2020

Pese a la fuga, los plazos fijos compitieron y treparon 4,7%

Pese a la fuga, los plazos fijos compitieron y treparon 4,7%

En julio el BCRA desarmó Leliq y fue un mes de fuerte emisión

En julio el BCRA desarmó Leliq y fue un mes de fuerte emisión

Pese al acuerdo por la deuda, el BCRA siguió vendiendo dólares

Pese al acuerdo por la deuda, el BCRA siguió vendiendo dólares

La inflación de julio permaneció apenas por encima del 2%

La inflación de julio permaneció apenas por encima del 2%

La industria comienza a esbozar un rebote en V pero sigue 13% debajo de la prepandemia

La industria comienza a esbozar un rebote en V