Tras el estancamiento de las negociaciones para la reestructuración de la deuda externa y la caída del acuerdo de confidencialidad (NDA por su sigla en inglés), el fondo BlackRock y sus aliados le respondieron al Gobierno con duras advertencias de litigio. A través de un comunicado de su Grupo Ad Hoc de Acreedores, dijo que ahora considera utilizar "todos los derechos y recursos disponibles”.

El mensaje resulta una amenaza de presentación judicial en los tribunales de Nueva York. Si esto ocurriera, implicaría que el default parcial en curso podría transformarse en un default general.

El grupo aseguró que le presentó al Ejecutivo una oferta de reestructuración "comprensiva y sustentable" que permite un alivio en la carga de deuda de USD38.000 millones. En el Ejecutivo aseguran que su propuesta no es razonable. "El gobierno se ha alejado de una solución", expresaron BlackRock y sus aliados en un comunicado publicado en la noche del miércoles.

Minutos antes el Gobierno anunció que el NDA había concluido debido que las negociaciones se habían empantanado y persistía una distancia importante entre las posiciones del Gobierno y la de dos de los grupos de acreedores. Además, difundió la oferta que les presentó el ministro de Economía, Martín Guzmán, a los acreedores y las dos contrapropuestas recibidas durante el último fin de semana.

Consultadas por BAE Negocios, fuentes oficiales apuntaron contra BlackRock por endurecer su posición y no colaborar con un acuerdo para el canje de la deuda bajo legislación extranjera.

El ofrecimiento oficial, como contó este diario, consiste en un valor presente neto (VPN) de USD50 por cada lámina de USD100 -descontado a una tasa del 10%- más un endulzante con un cupón atado a las exportaciones que agregaría unos UDS3 más. En cambio, la contraoferta del Grupo Ad Hoc, presentada en junto al grupo Exchange de tenedores de bonos 2005, reclama más de USD57.

La otra contrapropuesta, más cercana al marco de sustentabilidad planteado por el Gobierno y el FMI, corresponde al Comité de Acreedores de Argentina (ACC por su sigla en inglés), liderado por Greylock, y ronda los USD54 de VPN.

En el marco de la negociación crece la interna entre los acreedores y, de hecho, algunos fondos migraron desde los otros grupos hacia el ACC disconformes con el endurecimiento de BlackRock, de acuerdo con fuentes de los bonistas y del Gobierno.

noticias relacionadas