La comisión de Constitución y Justicia del Senado de Brasil aprobó un proyecto de ley para prohibir que circulen vehículos nafteros y diesel a partir del año 2030. La iniciativa propone que por las calles del país vecino sólo puedan transitar vehículos movidos por etanol y electricidad.

En caso de aprobarse, la ley tendrá un impacto inmediato en el mercado automotor y la industria automotriz argentina. La mayoría de los autos que se venden en la Argentina son brasileños; la mayor parte de los motores que usan los autos fabricados en la Argentina son brasileños; y la mayoría de los vehículos exportados por la Argentina tienen como destino a Brasil.

La iniciativa PLS 304/2017 ahora deberá ser tratada por la Comisión de Medio Ambiente. El proyecto autorizará el uso de etanol más allá del 2030, pero sólo por diez años. Según el texto de la propuesta, a partir de 2040 quedará prohibida por completo la circulación de vehículos movidos por motores de combustión interna (cualquiera sea el combustible que utilicen).