El embajador argentino ante el Mercosur, Mariano Kestelboim, defendió la necesidad de sostener una política de acuerdos comerciales intra regional para negociar con fortaleza frente a otros bloques o países luego de que Uruguay anunciara acciones individuales.

Kestelboim puso el acento en que, para el bloque, es más complejo aceptar las negociaciones extra Mercosur, como propuso el presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, que el planteo brasileño de reducir el arancel externo común que fijaron los países de la zona para proteger la producción.

"Lo más complicado no es la reducción arancelaria sino el interés por negociar individualmente y no en conjunto como lo propone Uruguay, que va a iniciar gestiones que no están previstas en el acuerdo del Mercosur", señaló el economista y diplomático en declaraciones a El Destape radio.

Argentina, Brasil, Copa América

La distensión que intentó poner el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, al referirse a la final entre su país y Argentina por la Copa América en el estadio Maracaná, no alcanzó para disimular la tensión creciente entre los dos mandatarios. 

Brasil tomó la presidencia temporal del Mercosur y en el Gobierno estiman que puede ser complejo acercar posiciones en la cuestión arancelaria que propone Bolsonaro. "La posición de Argentina es razonable pero Brasil y Uruguay se pusieron muy duros en la reducción del arancel",  dio Kestelboim

El embajador, de todos modos, consideró que es "exagerado decir que corre riesgo el Mercosur.  En todas las reuniones se hace hincapié en el sostenimiento del Mercosur. Nadie se quiere ir".
 
En ese sentido, agregó: "En los 30 años del Mercosur siempre hubo diferentes visiones" y postuló que "hay que ver qué ocurre con el anuncio del presidente Lacalle Pou. Es una acción novedosa", "En la actualidad avanzar con negociaciones individuales sin el bloque no creo que pueda ser tan lineal".

Kestelboim recordó que "los países con los que queremos negociar tienen enormes barreras proteccionistas" por lo tanto, es necesario tener una política también de defensa de las producciones de cada uno de los miembros del Mercosur.