El Banco Central determinó hoy que las entidades financieras deben abrir las cuentas para el pago de jubilaciones y pensiones en la entidad y sucursal que disponga el ente pagador, que puede ser Anses o los institutos o cajas provinciales, y ya no el Ejecutivo.

La idea es que con esta medida se amplíe la cantidad de sucursales y la distribución geográfica a través de las cuales los beneficiarios reciben sus haberes, para evitar las largas colas que se vieron en los últimos meses en algunos bancos.

Hasta ahora, según la actual ley de entidades financieras, era el Ejecutivo quién debía establecer en qué entidad cobraba cada beneficiario.

Con esta decisión del BCRA, el ente pagador será quien tome esa decisión, lo que se espera benefice tanto a los jubilados nacionales como provinciales.

Según datos del mercado, el 25,3% de los pagos a jubilados y pensionados se realizan a través del Banco Nación, el 13% está concentrado en el Supervielle, el 8,7% en Banco Provincia, el 7,2% en Banco Macro y el 6,2% en Banco Piano.