Casi la mitad de los trabajadores del sector privado recibirán "algún tipo de asistencia" del Estado por los programas de apoyo a la producción, que apuntan a evitar el cierre de empresas "de manera masiva" y que se dispare el desempleo, según estimó el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas.

"Estamos previendo que aproximadamente la mitad del empleo del sector privado va a tener algún tipo de asistencia. La prioridad absoluta desde el punto de vista productivo, es evitar que cierren empresas de manera masiva, y que aumente el desempleo de manera significativa", sostuvo el funcionario en declaraciones al canal LN+.

Este apoyo económico desde el Estado surge del Programa de Apoyo al Trabajo y la Producción (ATP), que "apunta a aplicar un sistema de subsidios, en el cual el Gobierno se hace cargo del pago de la mitad de los salarios de las empresas que se han visto afectadas", recordó el funcionario.

En este sentido, destacó que "se están reduciendo las cargas patronales en un 95%" para varias empresas de los sectores más por la cuarentena, y también se lanzará una línea de créditos "a tasas convenientes y con garantías estatales".

Respecto al proyecto de impuesto a la riqueza, que se trataría la semana próxima en el Congreso de forma virtual, Kulfas aseguró que no está previsto ningún tributo a las empresas.

Sobre esto, aclaró que "hay algunos proyectos que tienen que ver con las altas fortunas de personas físicas, pero no de las empresas".

Por otro lado, Kulfas resaltó que se están respetando los precios máximos para productos básicos: "Estamos trabajando para ver el funcionamiento de las cadenas productivas y hemos visto un cumplimiento razonable de los supermercados y de los principales formadores de precios, con quienes tuvimos un intercambio muy productivo".

A su criterio, la intención oficial es impulsar líneas de financiamiento a esos sectores, para evitar que los costos se trasladen a precios.