Las fábricas de maquinaria agrícola argentinas cerraron 2019 con un caída en la producción del 28,1%, de acuerdo a un trabajo elaborado por la consultora IES, en donde estimaron que los principales rubros afectados son cosechadoras, tractores y equipos de menor porte como cabezales de cosechadoras y pulverizadoras. A la hora de buscar razones para justificar esta merma, señalaron que uno de los motivos puede ser que estas empresas buscan reducir sus stocks acumulados.

Esta caída en la producción encontró a las fábricas argentinas con una capacidad ociosa que de acuerdo a estimaciones de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (Cafma) oscila entre el 35 y 40%, y afectó a implementos forrajeros, tractores y sembradoras, entre otros. De acuerdo a estos fabricantes, el motivo de peso para explicar esta situación es la falta de crédito, que impide a este sector crecer en volumen producido y sostener al personal.

El informe describe un escenario de caída de producción y leve repunte en las ventas, que se explica en el uso de stocks acumulados de equipos para cumplir con compromisos previos adquiridos con los productores. Dentro de esta coyuntura, el segmento que exhibió el mayor aumento en la fabricación y ventas es el de sembradoras, seguido por las cosechadoras, mientras que los tractores registraron una caída en sus ventas el último año. En el caso de tractores, la caída en la producción fue del 33%, mientras que las cosechadoras registraron una disminución del 12,9%. En contrapartida, la fabricación de sembradoras creció en un 25,8%.