A pesar de que cayó la tasa de desempleo en 3,5% interanual en el segundo trimestre, la situación no afectó de igual forma a hombres y mujeres: el descenso fue mayor para ellos, por lo que se profundizó la brecha de género laboral que perjudica a las trabajadoras.

La desocupación masculina disminuyó 3,8 puntos porcentuales (de 12,8% a 9%) con respecto al sgundo trimestre de 2020. En cambio, en el caso de las mujeres cayó 3,1 puntos en la femenina (de 13,5% a 10,4%).

De esta forma, el desempleo entre las mujeres fue 8 décimas mayor al nivel general, mientras que para los hombres fue 6 décimas menor, según se concluye en base a los datos oficiales difundidos el jueves por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Las cifras oficiales sólo contemplan el género masculino y femenino, por lo que no hay información disponible sobre desocupación entre personas trans y géneros no binarios.

Brecha de género en el trabajo

La brecha de género en el desempleo del segundo trimestre de este año continúa una tendencia instalada desde hace años en el mercado de trabajo de la Argentina, en el que queda en evidencia un sesgo machista que, a su vez, se agrava para la población más joven.

Por otra parte, la brecha también se acentuó en lo que respecta a la recuperación de los niveles de empleo y actividad, en los que los varones volvieron a encontrarse en una mejor situación que las mujeres.

Las históricas dificultades de las mujeres para acceder al mercado de trabajo, si bien tendieron a disminuir en las últimas décadas, tuvieron un fuerte impacto en el inicio de la pandemia de Covid-19, principalmente por cómo fue afectado el trabajo del personal doméstico y el auxiliar de hotelería.

Desocupación por edad y género

En el caso de la desocupación, la diferente evolución en el nivel general también se dio en la clasificación por edad: para la franja de 30 a 64 años, la reducción en la tasa de desocupación fue de 3,2 puntos porcentuales para los varones (10% a 6,8%) y de 2,5 puntos para las mujeres (9,3% a 6,8%).

El mismo fenómeno se produjo entre los jóvenes, ya que en la franja etaria de 14 a 29 años la baja del desempleo fue de 6,6 puntos porcentuales para los hombres (22,7% al 16,1%) y de 6,1 puntos para las mujeres (28,5% a 22,4%).

El nivel de actividad tuvo una mejora interanual de 9,2 puntos porcentuales (del 49,2% en el segundo trimestre de 2020 al 58,4% en el mismo período de este año) y en este caso la brecha también se agravó, con mejoras superiores para los hombres.

En el caso de los varones, la tasa aumentó 11,1 puntos porcentuales (del 58% al 69,1%) pero entre las mujeres sólo 7,2 puntos (41,2% al 48,4%).

Para la franja de 14 a 29 años, la suba fue de 11,4 puntos para los hombres (39,9% al 51,3%) y de 9,4 puntos para las mujeres (29,8% al 39,2%), en tanto para las personas de 30 a 64 años la mejora fue de 10,6 puntos para los varones (80,3% al 90,9%) y de 9,3 puntos para las mujeres (57,9% al 67,2%).

Por último, la evolución de la tasa de empleo volvió a reflejar la disparidad de género: si bien el nivel general tuvo un incremento de 10 puntos porcentuales (42,8% al 52,8%), para el universo masculino la mejora fue de 12,3 puntos (50,6% al 62,9%) y para el femenino de 7,8 puntos (35,6% al 43,4%).

En el detalle por edad, para la franja de 14 a 29 años hubo una suba de 12,2 puntos para los hombres (30,8% al 43%) y de 9,1 puntos para las mujeres (21,3% al 30,4%), mientras que para las personas de 30 a 64 años se registró un alza de 12,4 puntos porcentuales para los varones (72,3% al 84,7%) y de 10,1 puntos para las mujeres (52,5% al 62,6%).