El Gobierno resolvió hoy bonificar el 95% de las contribuciones patronales del sector “Exhibición de filmes y videocintas”, ante el derrumbe en la recaudación provocado por la cuarentena, que imposibilitó la apertura de los cines desde finales de marzo.

Ante la expectativa de que la actividad sea una de las últimas en retomarse dado que implica aglomeración de personas en medio de la pandemia de coronavirus, el Ejecutivo decidió aumentar los beneficios estatales para el rubro, que emplea a unas 3.333 personas a lo largo del país, con el 60% concentrado en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

Así se desprende del Anexo 3 publicado junto a la resolución 963 de hoy del boletín oficial, que dispuso las nuevas reglas para que las empresas accedan al Programa de Apoyo al Trabajo y la Producción ( ATP).

El análisis del Comité de evaluación planteó que el sector incluye a unas 83 empresas, y como entre el 12 de marzo y el 12 de abril su facturación subió en términos interanuales menos de 5% (equivalente a un tercio al descontar la inflación), el 99,3% de sus trabajadores estuvieron alcanzados por el ATP, que consiste en una ayuda de hasta dos salarios mínimos por parte del Estado.

Para el Comité, esta situación demuestra “una crisis sectorial sin precedentes”. “A modo de comparación, en el resto de los sectores que se presentaron a la ATP dicha cifra fue en promedio del 46,3%, lo que es indicador de la gravedad relativa de la actividad”, puntualiza el texto firmado por Daniel Schteingart, asesor del ministerio de Desarrollo Productivo.

“Hay una gran concentración de empresas en valores inferiores al -70% interanual nominal”, reza el anexo, en referencia a los ingresos del sector.

“A la facturación virtualmente nula del período iniciado a partir del 20 de marzo se le suma el hecho de que se trata de una actividad que, al implicar aglomeración de personas, va a tardar más que el resto en ser rehabilitada. En efecto, al día de la fecha los cines siguen cerrados en todo el país, incluso en las provincias que más han flexibilizado sus actividades”, advierte el texto oficial. 

“Asimismo, la concentración geográfica del sector en el AMBA implica que, aún si los cines se llegaran a rehabilitar en un futuro próximo en provincias con favorable evolución epidemiológica, la mayor parte del sector tardará todavía más en reactivarse. En otros términos, a las propias características del sector que hacen que demore más en rehabilitarse -como la aglomeración de personas- se le suma una distribución geográfica en donde la mayor parte de los empleos se encuentra en la región que más problemas ha tenido hasta el momento para mantener reducidos los contagios por COVID-19”, describe el Anexo.

Por estas razones, el Gobierno adoptó la recomendación de beneficiar a los cines con “la reducción del 95% de las contribuciones patronales -en lugar de la postergación vigente hasta el momento- hasta tanto el sector comience a operar nuevamente”.