Uno de los directores del Banco Nación, el economista Claudio Lozano, defendió la decisión del Banco Central de restringir el acceso a los dólares cuando se trata de compras turísticas financiadas y destacó que es necesario preservar reservas para destinar a los sectores críticos y productivos.

Lozano cuestionó además a los sectores que cuestionan la medida y definió que "hay actores concretos que están decididamente en contra de proyectos populares".

"Lo que el Gobierno hizo en el marco de un conjunto de definiciones flexibilizó la posibilidad de obtener dólares al valor oficial para aquellos que tenían necesidad de adquirir insumos o bienes de capital", remarcó sobre una de las dos medidas que tomó la autoridad monetaria el mismo día, vinculada con compra de insumos importados.

Señaló que "tratar de que no se caiga la actividad parece una prioridad lógica" y destacó que es necesario priorizar a quién se destinan las divisas ante la escasez.

"No tiene el BCRA dólares para tirar manteca al techo, tiene pocos, lo que dice es no voy a seguir subsidiando o estimulando el turismo en el exterior y el consumo en el exterior. Me parece una decisión antipática pero razonable", consideró.

BIenes de capital 

El Directorio del Banco Central de la República Argentina ( BCRA) flexibilizóel viernes las condiciones de acceso automático al mercado cambiario para las importaciones de bienes de capital con pagos anticipados de hasta 270 días, para todos los bienes con valores de hasta 1.000.000 de dólares. 

Esto facilitará especialmente el acceso de diversas PyMEs a bienes de capital que permitirán aumentar su producción y eficiencia.

Turismo en cuotas 

Pero además, el BCRA prohibió a las entidades financieras y no financieras emisoras de tarjetas de crédito la venta en cuotas de pasajes y otros servicios turísticos en el exterior, como alojamiento en hoteles o alquiler de autos.  

El cepo al turismo llegó a pocas horas del Black Friday, donde muchas plataformas se preparaban para ofrecer cuotas sin interés en viajes y paquetes. El Central apunta a frenar la salida de dólares y desalentar el turismo en el exterior, en donde los argentinos pueden gastar el billete estadounidense.

Con una mayor apertura de fronteras y menos restricciones, el temor del Gobierno es que en la temporada de vacaciones aumente la presión sobre unas reservas internacionales ya escasas. De esta manera, quienes quieran viajar al extranjero deberán financiar su pasaje en un pago o en efectivo.