Luego de los resultados de las elecciones PASO 2021, y en medio de un análisis del Gobierno para apuntalar la gestión con nuevas medidas que lleguen a revertir los resultados, el director del Banco Nación y dirigente de Unidad Popular, Claudio Lozano, propuso crear una nueva moneda argentina que no se pueda convertir a dólares como única excepción. 

Un peso no convertible a dólares 

Lozano planteó la creación de una nueva moneda como parte de las estrategias nuevas a implementar por el Gobierno para responder al rechazo en las urnas intentando resolver la crisis económica y garantizar el poder adquisitivo de la sociedad. 

En declaraciones a C5N, el miembro directorio del Banco Nación se perguntó: "¿Por qué no ensayamos la discusión de una moneda no convertible?”. Según su propuesta, sería una moneda "no  convertible a divisas, no convertible a moneda dura para financiar la política social, y la recuperación de la capacidad de consumo de la población”.

Claudio Lozano, economista y exdiputado, explicó que se trataría de “una moneda que tenga todas las funciones, excepto que no se pueda cambiar por dólar”. En ese sentido, añadió: “Si uno combina esto con mejores regulaciones cambiarias, y con una discusión distinta del sistema de precios, podemos tener una discusión diferente de la recuperación de la actividad económica”. 

Lozano manifestó que es vital “discutir el tema de las regulaciones cambiarias más en serio”. “No puede ser solamente una alquimia financiera de compra-venta de bonos, donde yo además gasto reservas. Habría que pensar también en estrategias nuevas”, expresó.

No es una propuesta del Banco Nación

Este miércoles, Lozano aclaró en su cuenta de Twitter que sus dichos en C5N no los hizo "de ninguna manera" en calidad de director del Banco Nación, sino que "las apreciaciones vertidas en el programa Brotes Verdes fueron realizadas como dirigente del partido Unidad Popular, integrante desde su fundación del Frente de Todos". "En ningún caso involucra a dicha institución (por el Banco Nacióny no se trata de un planteo que se haya discutido en el seno de su directorio", afirmó.

El economista enfatizó que "tampoco se trata de un planteo que esté en debate al interior del gabinete gubernamental" sino que "es una de las tantas propuestas" que Unidad Popular "tiene para plantear en este momento de la Argentina".

"El señalamiento efectuado respecto a la posibilidad de instrumentar una moneda no convertible fue hecho en términos de una invitación a pensar distintas estrategias de política económica que permitan acotar los comportamientos especulativos devolviéndole a la política pública, la capacidad de expandir la demanda agregada, acelerar la recuperación de la economía y mejorar las condiciones de vida de la población", explicó.

Además, señaló que "como toda propuesta, debe ser profundizada en lo relativo a sus potencialidades y limitaciones, con el objeto de definir con precisión sus alcances y viabilidad".

IFE y dólar

Por otra parte, en la entrevista con C5N Lozano habló del IFE y dijo que "el impacto en el tipo de cambio no lo generan aquellos que perciben el Ingreso Familiar de Emergencia”. “En todo caso, la expansión de consumo que eso puede generar puede implicar una absorción de grupos concentrados que especulen con el tipo de cambio”, acentuó. 

En la misma línea, el miembro del Banco Nación dijo que el Gobierno fracasó a la hora de "frenar a los formadores de precios". Además, añadió que "le cambió el signo a la reactivación y no permitió aminorar el impacto que produjo la pandemia en términos de la escalada de pobreza al 47 por ciento”. 

Pobreza y precios 

Con respecto a las acciones tomadas por el gobierno de Alberto Fernández, el exdiputado enfatizó que "se  recompuso la actividad económica con respecto al pozo, pero con niveles de actividad incluso superiores a la prepandemia, la pobreza sigue más o menos en el mismo nivel”. 

Otras de las ideas que mencionó Lozano como economista para tomar medidas a corto plazo y modificar los resultados de las PASO, fue "modificar el control del sistema de precios. Hay que pensar en un control social, no solo del Estado. Hay que sentar a todos los actores e hilvanar ahí cómo cortar los abusos de posición dominante. Ese es un debate central”.