Argentina avanza en un acuerdo de renegociación de la deuda con el Club de París. Anteriormente, el Gobierno Nacional logró reestructurar la deuda con acreedores privados y también llegó a un Acuerdo de Facilidades Extendidas con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Según confirmaron fuentes oficiales a BAE Negocios, la Argentina trabaja "en la confección del marco legal para alcanzar un nuevo acuerdo con ese grupo de acreedores". Tal es así que, el Gobierno dictará inminentemente un nuevo decreto de necesidad y urgencia (DNU) que informará sobre el "diferimiento de los pagos de las deudas contraídas en virtud de los Acuerdos Bilaterales suscriptos, hasta la existencia de un nuevo acuerdo marco o el 30 de septiembre de 2024 como fecha límite, o el que opere primero".

Desde el comienzo de la gestión del presidente Alberto Fernández se mantuvo un diálogo constructivo y de buena fe, con intercambios recurrentes, ante el Club de París.

Negociación con el Club de París: contexto de la deuda argentina

La renegociación de la deuda con el Club de París se da en una situación límite, ante la caducidad del pago de una deuda cercana a los 2.450 millones de dólares (31 de mayo de 2022), según los términos del Acuerdo firmado en 2014 que contemplaba un periodo de gracia de 60 días.

El 22 de junio de 2021, el ministerio de Economía había anunciado que se llegó a un entendimiento con los países nucleados en el Club de París: Australia, Austria, Bélgica, Brasil, Canadá, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Irlanda, Israel, Italia, Japón, Corea del Sur, Holanda, Noruega, Rusia, España, Suecia, Suiza, Reino Unido y Estados Unidos. Los 22 países representan cerca del 60% del PBI mundial.

En aquel entonces, se confirmó la "construcción de un puente de tiempo" para reprogramar la fecha de pago en mayo, mientras Argentina continuaba con las negociaciones con el FMI para acordar un programa sostenible y consistente con los objetivos de estabilidad macroeconómica del país.

Es por eso que el Gobierno ratificó que cumplirá con dos principios centrales para el Club de París

  • El compromiso de trabajar con el FMI para llegar a un Acuerdo sobre un nuevo programa que reemplazara al fallido Stand By firmado en el 2018.
  • Asegurar la comparabilidad de Tratamiento con otros acreedores bilaterales oficiales.
Alberto Fernández y Kristalina Giergieva, titular del FMI
El presidente Alberto Fernández y la titular del FMI Kristalina Georgieva 

Hasta el momento, el Gobierno realizó pagos parciales a cuenta, en concordancia con los desembolsos que se efectuaron a otros acreedores bilaterales

Renegociación de la deuda con el Club de París

A través del Decreto 412/2021, firmado el 25 de junio de 2021, el ministerio de Economía comenzó el proceso de renegociación del Acuerdo Marco y los Acuerdos Bilaterales suscriptos con los países nucleados en el Club de París. El objetivo, adecuar los servicios de la deuda a las posibilidades de pago del Estado Nacional.

En el artículo 1° del decreto se dispuso aplazar los pagos de las deudas contraídas, hasta que el ministerio determinara la confirmación de su reanudación según el avance de las negociaciones con los países que integran el Club de París, o hasta el 31 de mayo de 2022.

Sin embargo, el Gobierno Nacional anunció el 22 de marzo una extensión del acuerdo firmado en junio del año pasado con los acreedores nucleados en el Club de París. Además, obtuvo garantías en respaldo al Programa de Facilidades Extendidas con el FMI, condición que le permitió al país asegurar las fuentes financieras identificadas en la propuesta con el Fondo.

Guzmán viajó a París en marzo y realizó un acuerdo para extender el pago de la deuda con los acreedores del Club de París

Al lograrse el Acuerdo de Facilidades Extendidas con el FMI para la cancelación del Stand By del 2018, el Poder Ejecutivo continuó liderando las negociaciones con los acreedores nucleados en el Club de París, con el fin de lograr la sostenibilidad de la deuda pública argentina. Ese marco sería beneficioso y compatible con la recuperación de la economía productiva y la mejora de los indicadores sociales básicos.