La cuarentena golpeó de lleno al consumo y, de esa forma, al sector comercial. El nuevo endurecimiento para la actividad en algunas zonas de la CABA generó protestas. Tanto la Federación de Comercio e Industria (Fecoba) como la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) destacaron que el complejo escenario del aislamiento llevará al cierre de más empresas del sector.

"La situación cuasiterminal del comercio de barrio se ve desde hoy nuevamente afectada a raíz de la decisión de restringir la actividad en los principales centros y arterias comerciales de la Ciudad", indicó Fecoba en un comunicado, y aseguró que "la medida terminará por acelerar una ola de despidos y quiebras en el sector de la que no se tenga precedente".

Su presidente, Fabián Castillo señaló: "El comerciante hizo muchos esfuerzos por adecuar su negocio a los protocolos, garantizó el distanciamiento social y respetó las medidas sanitarias. No es responsabilidad de los comercios si la circulación de personas en calles y avenidas aumenta. Creemos que es imprescindible que las medidas se tomen al cabo de un trabajo conjunto entre el Gobierno y los propios comerciantes".

Desde CAME advirtieron que la cuarentena provocó un "escenario económico extremadamente complejo" para el sector pyme, y alertó en consecuencia que "el riesgo no son los despidos sino el cierre de empresas". La entidad empresaria sostuvo que "con caídas de ventas de hasta el 80% para aquellas empresas que no pudieron trabajar o producir normalmente (durante el aislamiento) se le suma ahora la preocupación por el pago del sueldo anual complementario".

Ante esta situación, el dirigente resaltó: "Necesitamos un rescate financiero que permita la supervivencia de las pymes, que moviliza el 70% del empleo privado, hasta que el mercado responda y podamos devolver los préstamos, sin pagar intereses que superen la rentabilidad de las empresas".