La primera mitad de mayo mostró una caída del 33% en la recaudación tributaria, según la estimación realizada por el Iaraf y publicada ayer a través de un informe. La comparación es de los primeros 10 días hábiles contra la misma porción de tiempo de mayo del 2019. Mientras tanto, en las provincias la caída viene siendo de 3%, lo que implica cierta desaceleración en la contracción.

En cambio, a nivel nacional, el 33% implica un empeoramiento respecto de un abril en el que ya se había registrado un desplome de 23,3%. Se trata de una cifra esperable, ya que en mayo se pagan los saldos devengados del IVA de abril, en donde la cuarentena se mostró en su versión más inflexible y duró todo el mes.

El informe de Iaraf acerca de la recaudación de mayo, publicado ayer, detalló: "En el caso de los tributos nacionales, tuvieron fuerte incidencia las caídas reales en la recaudación de IVA (23% real interanual) y de Ganancias (47% real interanual), que son los tributos de más peso entre los relevados. A nivel provincial, el principal impuesto, Ingresos Brutos, viene mostrando en lo que va del mes una recaudación con poder adquisitivo solo algo inferior (0,5%) a la del año pasado".

La caída en la recaudación complica las cuentas públicas: los privados esperan un rojo primario en torno del 6% del PBI.