El Gobierno extenderá por 60 días la vigencia del decreto que congela los precios de los alquileres y prohíbe los desalojos, que vencía originalmente el próximo 31 de enero. 

La medida fue comunicada este viernes oficialmente por la Casa Rosada. Según especificaron, el DNU que la formalizará se publicará la semana que viene en el Boletín Oficial.

El congelamiento se encuentra vigente en la actualidad y recae sobre los inmuebles destinados a vivienda única y que se encuentren ocupados, vence el 31 de enero, y establece también la extensión de los contratos de locación cuyo vencimiento haya operado desde el 20 de marzo pasado en adelante.

El congelamiento abarca también a los créditos UVA, mientras que el decreto también establece la prohibición de desalojos por falta de pago.

Quejas de las inmobiliarias

En este contexto, el secretario general de la Cámara Inmobiliaria, Claudio Vodanovich, dio por sentada la extensión del plazo, a pesar de la oposición de este sector. "Lamentablemente esta medida se va a extender. En principio hablan de 30 días", afirmó, antes de que se confirmara la prórroga hasta fines de marzo.

"Esto está generando en el mercado que se está perjudicando al que pretende beneficiar o ayudar; hay que entender que históricamente en Argentina, cuando se ha tocado el mercado inmobiliario en cuanto a la regulación de alquileres, el mercado se retrae", señaló el directivo en declaraciones a Radio 10.

Vodanovich agregó que "hay alrededor de 70 mil locaciones mensuales que hace 10 meses que se están prorrogando" y que esto "significa que va a haber un momento en el cual los inquilinos van a tener que pagar la diferencia de los valores que no están pagando en este momento, más seguramente tener que mudarse si no llegan a un acuerdo con el propietario".

De todos modos, aclaró que "no hay una cantidad de gente que esté demorando el pago de los alquileres o atrasándose, no llega al 8%, no hay semejante informe de morosidad por parte de las inmobiliarias".

Desde el Consejo Profesional Inmobiliario informaron hoy que 90% de los inquilinos que residen en la Ciudad abonaron el alquiler en diciembre, y que hubo un 3% de contratos rescindidos.

La situación de los inquilinos

Sin embargo, según una encuesta de la Federación de Inquilinos Nacional realizada en el último mes de 2020, el 40% de los inquilinos registran deudas.

Por otra parte, un relevamiento de Zonaprop indicó que con la nueva Ley de Alquileres los precios aumentaron un 62% interanual y la oferta se contrajo.

Gervasio Muñoz, presidente de la Federación de Inquilinos Nacional, abogó por la prórroga de la medida durante más de un mes cuando esto todavía no había sido confirmado. "Si se extiende el decreto solo por un mes, en realidad no es más que es darle un aviso a cientos de familias endeudadas de que tienen que ir armando los bolsos", afirmó en declaraciones a Radio 10.

Extender el decreto hasta el 28 de febrero "es la confirmación de cientos de miles de familias desalojadas el 1° de marzo; hay que extender mucho más la suspensión de desalojos y aumentos de precios", remarcó.

Congelamiento de alquileres: cómo funciona

Se congelan los montos de alquileres y los créditos hipotecarios. Mientras dure la medida, se deberá pagar el monto mensual que se abonó en marzo de este año.

La disposición incluye a los créditos UVA

Además, se prorroga la vigencia de los contratos de locación cuyo vencimiento haya operado desde el 20 de marzo pasado.

A qué inmuebles abarca

La medida recae sobre los inmuebles destinados a vivienda única y que se encuentren ocupados.

Suspensión de desalojos

Además, como parte del mismo decreto, se suspenden los desalojos por falta de pago en todo el territorio nacional.

Cómo será el pago una vez que venza el congelamiento

La diferencia entre lo que el inquilino abonó durante el congelamiento y lo que hubiera debido pagar por contrato deberá abonarse una vez que cese la vigencia del decreto.

Sin embargo, no podrán aplicarse intereses ni otras penalidades previstas en el contrato, tanto para el pago de la diferencia entre la cuota que hubiere debido abonarse según las prescripciones contractuales y la que efectivamente deberá pagarse por la medida, como para el pago de deudas.