La nueva canasta de precios congelados impulsada por el secretario de Comercio, Roberto Feletti, debutó esta mañana mediante la resolución 1050/2021 publicada en el Boletín Oficial. De esta manera, a partir de hoy casi 1.500 productos tendrán los precios fijos hasta el 7 de enero (con valores del 1 de octubre). 

Feletti adelantó ayer que “apelará a un monitoreo en conjunto con los gobernadores e intendentes” y que espera “responsabilidad empresaria” porque “es un esfuerzo no muy mayor en rentabilidad y por 90 días”. 

En este sentido, el ministro de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica bonaerense, Augusto Costa, consideró que "es una medida que atiende una necesidad" y que busca "dar una señal a todos los consumidores".

"Va a haber un Estado cuidando los bolsillos durante los próximos tres meses para evitar que haya abusos, para evitar que haya aprovechamiento, y confiamos en el compromiso de los empresarios para cumplir lo que necesitamos, que es que sean responsables", sostuvo el funcionario de la administración de Axel Kicillof.

A su vez, distintos expertos consultados por BAE Negocios destacaron la medida del reemplazante de Paula Español, aunque remarcaron "que es una de las muchas medidas que se pueden tomar" y que "no es una bala de plata" para resolver la inflación estructural que padece el país. 

Una medida necesaria

Para el economista Martin Burgos, es "importante poner unas reglas claras sobre la cuestión" del aumento de precios. De lo contrario, explicó a este medio, "cualquier incremento de salarios se termina licuando por la inflación y eso no permite a la economía mejorar".

A su vez, cuestionó el "comportamiento empresarial", el cual "pretende incrementar márgenes cuando hay un crecimiento económico". En este sentido, según un informe del Indec dado a conocer ayer, la participación asalariada en el PBI cayó 10 puntos en un año

Términos similares se expresó el economista y diputado del Frente de Todos Itai Hagman: "Nadie piensa que el congelamiento de precios resuelve el problema estructural de la inflación que va a llevar muchos años, pero es una medida muy necesaria en un contexto en donde las empresas alimenticias recompusieron altos márgenes de ganancias", explicó en diálogo con BAE Negocios.

Otro experto vinculado al Gobierno que se pronunció a favor de la decisión fue el diputado y Secretario de Comisión de Presupuesto y Hacienda, Marcelo Casaretto, quien en declaraciones radiofónicas aseguró que "hay una puja distributiva en la que el Gobierno trata de fortalecer el poder adquisitivo de los salarios".

En este sentido, explicó a El Destape Radio que "el objetivo inicial es un acuerdo de precios y salarios; pero eso es complicado porque hay sectores que se resisten a la negociación". 

No es una bala de plata

En otro orden, para el director de Analytica ConsultoraClaudio Caprarulo, "es una medida de corto alcance mientras no se resuelvan los problemas estructurales de la economía". Y explicó a BAE Negocios que "la aceleración en la inflación no es un problema sectorial y tampoco de ciertas empresas en particular, se ve en toda la economía". 

"Si no hay un plan claro y sostenible de estabilización que por ejemplo de certidumbre sobre qué va a pasar con el dólar dentro de 90 días este tipo de medidas van a complejizar aún más el escenario", ejemplificó. 

De manera similar, el economista e investigador del Conicet Alfredo Curuchet, sostuvo que "la inflación es multicausal" y que en el caso argentino sucede un fenómeno conocido como "proceso inflacionario inercial", en donde "los aumentos de precios se van retroalimentando".

Consultado sobre la medida de Feletti, consideró que el congelamiento de precios "es una de las medidas que hay que tomar" para bajar la inflación, pero "no es una bala de plata". 

“La inflación es un problema que con buenas políticas y buena suerte pueda llevar varios años. El ministro Guzmán tenía un buen diagnóstico, pero se vio afectado por el proceso inflacionario mundial”, complementó el investigador a BAE Negocios