La directora gerente del Fondo Monetario Internacional ( FMI), Kristalina Georgieva, brindó este miércoles un fuerte respaldo a la Argentina en la renegociación de la deuda y pidió a los acreedores "colaborar" con el Gobierno para llegar a un acuerdo. A su vez, los países miembros del G20 y el Club de París expresaron también su apoyo, al tiempo que instaron a los acreedores a considerar de “manera positiva” la propuesta para llegar a un pronto acuerdo.

Georgieva se refirió al proceso de renegociación y comprometió el apoyo del FMI y del Banco Mundial, al señalar: "Haremos nuestra parte por la transparencia y una prudente reestructuración de la deuda", al abogar por un acuerdo.

La titular del FMI brindó ese respaldo en una conferencia de miembros del G-20 y el Club de París, en la que Arabia Saudita fue el país organizador, y donde participó el Ministro de Economía de Argentina, Martín Guzmán.

El ministro de Economía de ese país, Mohammed Al Jadaan, fue uno de los más enfáticos en salir a respaldar el proceso que lleva a cabo el país. “En algunos países existe la necesidad de un proceso de reestructuración ordenado y sostenible de la deuda soberana, con la participación de acreedores del sector privado. Un ejemplo de esto es el caso de Argentina, por el cual alentamos a los tenedores privados de la deuda a considerar la iniciativa de Argentina de una manera positiva”. 

Asimismo, el ministro saudí señaló que el actual contexto de crisis global del Covid-19, “también es un buen momento para alentar a los acreedores del sector privado, en general, a participar en estos esfuerzos llevados a cabo por los países más vulnerables” 

El funcionario ofició hoy de anfitrión junto a Bruno Le Maire, el titular del Club de París, de una conferencia de Ministros de Finanzas organizada por el G20 y por el Paris Forum.

Georgieva respaldó "enfáticamente" las palabras del ministro anfitrión y sostuvo que "los acreedores privados tienen que ver a este como un momento de acción, ver cómo los acreedores y el país pueden unirse".

"Tenemos que buscar la colaboración entre acreedores y deudores de una manera racional y mutuamente respetuosa", dijo Georgieva. En este mismo contexto, señaló que "el Banco Mundial y nosotros haremos nuestra parte por la transparencia de la deuda y por una prudente reestructuración".

"Es necesario reestructurar la deuda soberana de manera sostenible con la participación de los acreedores del sector privado", añadió.

Su colega del Banco Mundial, David Malpass, afirmó: “Los acreedores privados del sector público también deben involucrarse”. También Arturo Herrera Gutiérrez, ministro de Economía de México, sumó su voz de apoyo durante la reunión ministerial: “Me uno tanto a Mohammed como a Kristalina, deseando un rápido y sensible acuerdo entre Argentina y sus acreedores”.

Por su parte, el ministro Guzmán sostuvo que “si hay un país que conoce lo nocivo que son los descalces de moneda es Argentina. De hecho, ahora estamos haciendo nuestros máximos esfuerzos para reestructurar la deuda en moneda extranjera luego de un sendero de endeudamiento a partir de 2016 que terminó mal”.

Sobre los efectos de la pandemia, Guzmán señaló que “es fundamental evitar aumentos de la pobreza y de la indigencia y la destrucción de capacidades de las personas y de las empresas. Y las medidas que hemos implementado tienen que ver con esos objetivos”.

El FMI ya había dado un primer respaldo a la presentación de la oferta argentina a los bonistas cuando el vocero del organismo, Gerry Rice, señaló que la propuesta es "un paso importante en el proceso de reestructuración de la deuda".

"Esperamos que todas las partes continúen trabajando de manera constructiva con el objetivo de llegar a un acuerdo que coloque la deuda pública en un camino sostenible y establezca las bases para un crecimiento inclusivo y duradero en el futuro", sostuvo Rice.