La recaudación de la provincia de Buenos Aires totalizó en julio $37.355 millones; lo que implica un crecimiento nominal del 24,9% respecto del mismo mes de 2019, pero una nueva caída en términos reales del 11,6% frente a una inflación que estuvo en el orden del 41% en ese período, según indicó la Agencia de Recaudación bonaerense ( ARBA).

En un comunicado, el organismo precisó que el impuesto de mayor recaudación, Ingresos Brutos, alcanzó $28.423 millones, con un incremento nominal del 34,6% respecto de julio del año pasado y una caída real del 4,7%, lo que muestra una mejora en relación a los meses previos, producto de un mayor nivel de actividad económica a raíz de la gradual apertura de la cuarentena en varias regiones bonaerenses.

El titular del organismo, Cristian Girard, precisó que, dado que Ingresos Brutos es un impuesto atado a las ventas, “en la medida que vuelven a realizarse transacciones económicas la recaudación comienza a mostrar señales de recuperación”.

El funcionario destacó que el esquema de fases implementado por el gobernador Axel Kicillof “posibilitó que la actividad económica y productiva fuese teniendo niveles casi normales en buena parte de la Provincia, más allá de lo que sucedía en el Gran Buenos Aires.

"Eso permitió garantizar el abastecimiento y, a la vez, contribuyó a morigerar la caída de los ingresos tributarios”, indicó Girard.

Durante julio, el impuesto de Sellos recaudó $2.695 millones, que representan una suba nominal del 13,3% interanual. Esa evolución refleja, por un lado, una recuperación en la compraventa de automotores, con mayores patentamientos y transferencias de vehículos; pero contempla a la vez la parálisis que sufre el mercado inmobiliario.

Por el Impuesto a los Automotores y Embarcaciones Deportivas ingresaron $4.727 millones, que implican un incremento nominal de 18,7%; en tanto que todas las plantas del Inmobiliario sumaron $931 millones, con una disminución de 21,4% respecto de julio de 2019. Los planes de pago totalizaron $550 millones y otros ingresos tributarios agregaron $29 millones.

Las variaciones en Automotores e Inmobiliario se explican principalmente por la modificación que tuvo el calendario de vencimientos 2020, debido a la extensión en los plazos de pago que brindó la Provincia para permitir que los contribuyentes puedan acceder a los descuentos por abonar en término, indicaron desde Arba.

Además, producto de la pandemia, continúa observándose una suba en los niveles de incobrabilidad de las últimas cuotas de los impuestos patrimoniales en relación a 2019. El incremeneto es más notorio en el Inmobiliario Urbano y Embarcaciones Deportivas, y menos significativo en Automotores e Inmobiliario Rural, según se detalló.

En el período enero-julio de este año, el impuesto a los Ingresos Brutos totalizó en la provincia de Buenos Aires $179.598 millones, lo que significa un aumento de 31,6%; mientras que Sellos aportó $17.583 millones, con una suba de 9,1%.

En tanto, el Impuesto Inmobiliario sumó $24.960 millones, con un crecimiento de 31,9%; Automotores y Embarcaciones Deportivas recaudaron $21.549 millones, con un leve incremento de 0,6%; los planes de regularización proporcionaron $5.277 millones y otros ingresos tributarios agregaron $200 millones.

De esa manera, la recaudación de la provincia de Buenos Aires acumuló durante el período enero-julio un total de $249.166 millones, que representan una suba interanual del 24%, de acuerdo con lo informado por ARBA.