En su declaración por la causa del Memorándum con Irán, la vicepresidenta Cristina Kirchner no se ciñó solo a temas políticos o judiciales, sino que también hizo hincapié en la cuestión de la deuda

Cristina vinculó la persecución judicial en su contra con el interés de ciertos sectores en aumentar la deuda pública para así forzar el pago a los fondos buitre. 

Sin embargo, remarcó que los holdouts no le torcieron el brazo: "Los fondos buitres intentaron doblarme la mano y me negué", lanzó.

La relación deuda/ PBI

En ese sentido, la expresidenta subrayó que durante su gestión y la de Néstor Kirchner el país transitó un camino de desendeudamiento: "Seguimos pagando desde 2005 (al FMI) y yo desde 2010 (con la segunda reestructuración) todos los años. Por eso también afectamos las reservas del Banco Central, para pagar la deuda, porque queríamos desendeudar al país porque era la única forma de crecer, y estábamos creciendo". 

"¿Qué pasó cuando le pagaron a los fondos buitre (durante la gestión de Macri)?", se preguntó la vicepresidenta. Y acto seguido mostró un gráfico con datos del Ministerio de Economía con la evolución del ratio entre la deuda pública y el PBI entre 2004 y 2019.

El gráfico evidencia que, al año siguiente de la asunción de Néstor Kirchner, Argentina presentaba una relación deuda/ PBI del 116%. Esta comenzó a bajar fuertemente a partir de 2005, cuando se logró el primer acuerdo de reestructuración de la deuda con los bonistas privados y se le pagó la totalidad de la deuda al FMI. Entonces, la relación deuda-producto bajó al 77%

La cifra tocó su punto mínimo en 2011, cuando llegó al 37%. Desde ese año hasta el final del segundo gobierno de la expresidenta se mantuvo estable y nunca logró perforar ese piso, de la mano del estancamiento que sufrió la economía por esos años.

La deuda con Macri

Sin embargo, una vez que asumió Mauricio Macri, la relación deuda PBI volvió a crecer con rapidez y prácticamente se duplicó, ya que pasó del 37% al 72% en 2019, cuando traspasó el poder a Alberto Fernández. Solo entre 2017 y 2019, es decir, el período en el que comenzó la recesión, aumentó 22 puntos porcentuales.

"Miren cómo estaríamos los argentinos si tuviéramos dirigentes que se aguantaran lo que hay que aguantar", expresó la vicepresidenta en referencia al arreglo que aceptó Macri con los fondos buitre. "Los fondos vinieron (durante el gobierno de Macri) a la timba financiera", fustigó.

"Las causas del Memorándum con Irán, de Vialidad y del Dólar Futuro están hechas para que el pueblo argentino pueda entregarse débilmente a lo que siempre hicieron desde afuera: dominarnos a través de la deuda", resumió Cristina.

El crecimiento de la economía 

En esos mismos pasajes de su discurso, la vicepresidenta también señaló que durante 2015, en su último año de mandato, el país creció cerca del 3,2%, "y no son datos míos sino de (Jorge) Todesca, que era el jefe del Indec de Macri".

"Habíamos crecido también en 2013, para terminar con este mito de que nadie crece hace 10 años. Mentira", agregó Cristina. 

En verdad, los datos actuales del Indec muestran que el país efecitvamente creció en 2015, aunque a una tasa menor a la que dijo la expresidenta, pùesto que el PBI aumentó ese año un 2,7%

También es cierto que el país creció en 2013. Según los datos actuales del organismo de estadísticas, ese año el Producto Bruto Interno argentino aumentó un 2,4%.

Sin embargo, esto contrasta con las caídas que se produjeron en 2012 (del 1%) y en 2014 (del 2,5%), según el propio Indec. De este modo, durante el segundo mandato de la expresidenta se produjo un período de estancamiento en el que el país apenas creció, ya que el PBI pasó de 710.782 millones de dólares en 2011 a 721.487 millones de dólares en 2015

Después vendría la caída del producto durante el mandato de Macri: en 2019, el PBI había bajado a 693.046 millones de dólares, cifra que descendió aún más durante el gobierno de Alberto Fernández y la pandemia: el el primer trimestre de 2021, se ubicó en 648.176 millones de dólares.