La FIFA estudia una nueva propuesta para realizar un Mundial cada dos años, lo que provocó diferentes posturas en el universo del fútbol. En las últimas Copa del Mundo, los gobiernos de Brasil y Rusia tuvieron que invertir cifras significativas que sirvieron no solo para construir nuevos estadios, sino también para los medios de transporte, telecomunicaciones, seguridad, y muchos ámbitos más. ¿Cuánto saldría hacerlas con la mitad del tiempo de preparación entre uno y otro?

Mundial cada 2 años 

En mayo de este año, durante el último congreso que realizó la FIFAYasser Al-Misehal, presidente de la Federación de Arabia Saudita, presentó una petición para que se estudie la posibilidad de organizar los Mundiales, masculinos y femeninos, cada 2 años en lugar de cada 4, como se hace desde 1930. 

A la hora de emitir los votos, la propuesta fue acompañada con 166 a favor y 22 en contra, por lo que el mundo del fútbol aprobó discutir el calendario más rígido y esperado mundialmente por los países. 

El 71° Congreso de la  FIFA también decidió alinear el proceso de presentación de candidaturas de la Copa del Mundo femenina con la masculina, y elegirá por votación a los futuros anfitriones. El Consejo de la FIFA ya no será el responsable de tomar esa decisión, como sí ocurrió en junio del pasado año cuando se anunció que Australia y Nueva Zelanda albergarán la edición de 2023.

FIFA y un cambio de calendario con el mundial 

Adelantar las fechas y agregar más juegos en la agenda, no solo modifica la economía de los clubes en cuánto a los jugadores, sino también a los países que son candidatos a llevar a cabo el evento. 

Para tener una dimensión de los gastos que conllevan estos eventos mundiales, hay que tener en cuenta cuánto costó la última Copa Mundial realizada en Rusia 2018. Los gastos estimados que dejó el Mundial de Rusia ascendieron a 14 mil millones de dólares en el marco de las "actividades relacionadas con los preparativos". 

Las últimas cifras de la Copa Mundial surgen del estudio publicado en el diario económico ruso RBC. El costo final del Mundial asciende a los 883 mil millones de rublos, aproximadamente catorce mil millones de dólares, más de los 11,6 mil millones que demandó montar la Copa del Mundo en Brasil.

La cifra invertida en las Copa del Mundo fue en crecimiento con el pasar de los años y un mayor despliegue de las actividades, por lo que se estima que al duplicarse las fechas de competencia estos se podría mantener, o en muchos casos ver un equilibrio en cuanto a los gastos ya que se podrían repetir países que ya organiaron este tipo de eventos y cuenta con la infraestructura adecuada. 

La Copa 

Otro de los gastos a la hora de realizar un mundial, es la copa en si misma, la copa que recibe aquel país ganador de la final. En total, el trofeo pesa 6,170 kilos y representa a dos figuras humanas recibiendo al planeta Tierra. Actualmente está valuado alrededor de los 250 mil dólares.

La Copa Mundial de la FIFA fue diseñada por Silvio Gazzaniga y producida por Bertoni, Milano (GDE Bertoni), mide 36,8 centímetros de altura y está hecho con 5 kilos de oro sólido de 18 quilates (es decir, 75% de oro) con una base de 13centímetros de diámetro con dos anillos concéntricos de malaquita.

El trofeo tiene la inscripción visible " FIFA World Cup" (Copa Mundial de la FIFA) en su base. Los nombres de los países que han ganado cada torneo están grabados en la base, por lo que no son visibles cuando éste está colocado verticalmente.

FIFA: ¿Por qué quiere hacer estos cambios post pandemia? 

Los motivos principales de estos cambios según indicaron fuentes cercanas a la FIFA, son por la búsqueda de mayores  recursos económicos, junto a una participación más amplia y repartida de selecciones. 

"Habría que pensar si el ciclo cuatrianual actual sigue siendo la base idónea sobre la que gestionar el fútbol, tanto desde una perspectiva competitiva como comercial, así como en términos del desarrollo general del fútbol", afirmó Al-Misehal al impulsar la propuesta.

Desde la FIFA creen que tener más partidos de calidad ayudará a democratizar el deporte. Acercará a más naciones a la Copa del Mundo y generará más dinero para desarrollar jóvenes futbolistas en todo el globo, combatiendo la concentración de recursos y talentos.