El superávit comercial del último cuatrimestre de 2021 se reducirá a menos de la mitad del registrado en los primeros ocho meses del año, al pasar de un promedio mensual de USD 1.331,1 millones a uno de USD 588,7 millones.

El saldo comercial favorable para todo el año será en torno de los 13.000 millones de dólares, según proyectó la consultora Abeceb. Si se compara al saldo positivo de 2020 (USD 12.528 millones), el pronóstico de la entidad privada muestra una leve suba.

Un resultado que asoma en el análisis es la caída significativa del superávit para el último tramo del año: en los primeros ocho meses del año el superávit fue de 10.649 millones de dólares, mientras que la consultora proyecta para el último cuatrimestre que las exportaciones superarán a las importaciones en 2.351 millones dólares.

De esa forma, se pasaría de un promedio mensual de USD 1.331,1 millones a uno de 587,7 millones de dólares, una caída del 55,8%, según las estimaciones de la consultora. Sin embargo, esa merma en los ingresos no impedirá que las exportaciones sigan superando a las importaciones, aunque con una diferencia menor a la de los primeros ocho meses.

Brasil y el agro: motores del superávit 

En este sentido, Abeceb aseguro que “en lo que resta del año” las exportaciones se van a mantener “en niveles elevados”. Esto se debe a que “si bien se irá diluyendo el efecto de la liquidación de la cosecha gruesa, no se ha revertido completamente la suba en los precios de las commodities, permitiendo que las ventas de la agroindustria sostengan sus registros".

Otro factor claves que remarcó la consultora fue la recuperación de la economía de Brasil, principal socio comercial de la Argentina. Este repunte económico "continuará traccionando la demanda de MOI (Manufacturas de Origen Industrial)", aunque también aconsejó "monitorear" los recortes en expectativas de crecimiento para lo que resta de 2021 y el año próximo. 

El destino de los dólares 

En sentido opuesto, para Abeced existen dos factores que impulsarán un mayor nivel de importaciones que incidiría en la reducción del superávit comercial: el rebote de la actividad local y las expectativas de devaluación. En el primer caso, se indicó que debido a "la continuidad del rebote de la actividad económica local" habrá que abastecer al mercado interno con "un mayor flujo de importaciones"

En el segundo caso, la consultora advirtió que "las mayores expectativas de devaluación" junto al "ensanchamiento de la brecha cambiaria" entre el dólar oficial mayorista, utilizado para las operaciones de comercio exterior, y el dólar blue, podrían representar un aliciente a "un adelantamiento de las compras al exterior".

Al respecto, se indicó que "en caso de que la pérdida de reservas y la mayor inestabilidad cambiaria conduzca a mayores restricciones a las importaciones, las operaciones podrían verse obstaculizadas" e implicar inconvenientes en la provisión de insumos para la industria local.