El Gobierno convocó hoy para el miércoles próximo a la Comisión encargada de definir las remuneraciones mínimas para las trabajadoras de casas particulares, uno de los sectores que recibió el Ingreso Familiar de Emergencia ( IFE) y de los más afectados por la pandemia ante las medidas de restricción y en consecuencia: despidos, abandonos y falta de pagos.

A través de una resolución de la Comisión Nacional de Trabajo en Casas Particulares, el Poder Ejecutivo dispuso que los integrantes de ese cuerpo se reúnan el 25 de noviembre a partir de las 11:00, de manera virtual.

Según el texto oficial, el orden del día será el "análisis del incremento de las remuneraciones mínimas para los trabajadores de casas particulares incluidos en el Régimen especial de la Ley Nº 26.844".

El último incremento se había aplicado en marzo, cuando la hora de trabajo quedó establecida en 144,50 pesos para el personal que realiza tareas generales con retiro y en 155,50 pesos para el personal sin retiro. Así, el salario mensual para el personal que realiza tareas generales quedó fijado en 17.785 pesos (con retiro) y $19.777 (sin retiro). En ese momento, apenas por encima del Salario Mínimo Vital y Móvil. Pero hoy con el valor de referencia en $18.900,  el mínimo con retiro queda por debajo y el sin retiro con una mínima diferencia a favor.

A principio de mes, trabajadoras nucleadas en la Unión de Trabajadores Domésticos y Afines (UTDA) marcharon al Ministerio de Trabajo y exigieron un aumento del 100% para llegar a la Canasta Básica Total (CBT) que ronda los $45.000.

En abril de este año, ya en cuarentena, Trabajo había establecido que para la celebración de audiencias y actuaciones administrativas en el ámbito de esa cartera, "que sean necesarias para la continuidad y sustanciación de los distintos trámites en curso y/o que se inicien en lo sucesivo, se utilizarán las plataformas virtuales en uso y autorizadas por este Ministerio y/o cualquier medio electrónico que asegure el cumplimiento de la finalidad perseguida garantizando el debido proceso".

En consecuencia, el Gobierno consideró que "resulta pertinente decidir la convocatoria a sesión plenaria ordinaria del citado órgano así como disponer la convocatoria a reunión de la Comisión Nacional de Trabajo en Casas Particulares".
 

La corona-crisis golpeó doble al empleo de casas particulares

 

Según datos de un estudio elaborado por la UTDA, unas 367.500 empleadas fueron despedidas de forma "tácita o explícita" durante la cuarentena por coronavirus.  Se estima que la cifra representa a una de cada cinco empleadas del país, ya que la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) que elabora el Indec registra 1,5 millones de personas que trabajan en el servicio doméstico.

No obstante, se proyecta que el número de despidos se multiplica al doble en el sector informal, que compone el 76% del total del empleo doméstico, y es en ese universo que las trabajadoras denunciaron más situaciones de "abandono" por parte de sus empleadores. Es decir: fueron despedidas sin indemnización, aclaración o aviso. Los patrones dejaron de depositar sus sueldos sin comunicación alguna.

Además, "el 53,9% percibió su salario de manera íntegra durante la cuarentena mientras que el 22,6% no recibió remuneración alguna y el 23,5% recibió parte de su salario habitual", indicó el informe.