El Estado nacional invirtió $1.324.148 billones desde el inicio de la pandemia por coronavirus: el equivalente al 4,9% del PBI. Los salvatajes a las empresas por medio del ATP, el Ingreso Familiar de Emergencia y los créditos del Programa para la Emergencia Financiera provinicial fueron las partidas que más demandaron en los meses de cuarentena. 

Los valores se desprenden del Informe de Impacto Financiero elaborado por la Oficina de Presupuesto del Congreso Nacional, con fecha al 18 de mayo. Entre los puntos más destacables, se resalta las instrumentaciones de carácter de emergencia sanitaria que fueron puestas en marcha a través de DNU. 

En el listado de las 22 resoluciones incorporados al Presupuesto nacional, el "Gasto Social" aglutinó $159.962 millones, y se pociona como el apartado con el mayor porcentaje de atención. En tanto, el rubro Salud recibió $32.643 millones, y Ciencia tan sólo $50 millones.

En el ámbito de anuncios sin intrumento fiscal, el Gasto Social vuelve a ser la partida con mayor refuerzo, con $191.556 millones. Por su parte, los créditos para garantizar la producción y el abastecimiento otrogados por el Banco Central por $320.000 millones, reunió un total de $350.000 millones. Los creditos BICE a una tasa preferencial del 19% demandó $1.000 millones. 

De esta forma, los números muestran una primera aproximación en lo que el Estado nacional ha invertido hasta el 18 de mayo para afrontar la crisis, y que implicó un gasto de $752.374 millones, equivalente a 2,6% del Producto Interno Bruto (PIB) y una disminución de recursos de $80.485 millones (0,3% del PIB).

Además, sumando el monto de facilidades financieras de $571.774 millones (2,0% del producto) el monto total de los recursos asignados para atender los impactos del covid-19 representan alrededor del 4,9% del PIB, que se calculó en $28.446.197.