Luego del ultimátum realizado ayer a los bonistas para que acepten la oferta vigentes de USD53,5 por cada USD100 de valor nominal bajo la amenaza de postergar la reestructuración hasta 2021, el presidente Alberto Fernández y el ministro de Economía, Martín Guzmán, se reunieron este lunes en Olivos para en medio de negociaciones contrarreloj con los representantes de los tres grupos de acreedores liderados por BlackRock.

A un día de cierre del plazo para el canje de USD66.200 millones de deuda externa, crecen las expectativas de un acuerdo y distintas fuentes del mercado aseguran que el deal está muy cerca. En el Gobierno, todas las fuentes consultadas por BAE Negocios optaron por no dar precisiones por el momento, pero confirmaron las negociaciones de última hora.

Las conversaciones son intermediadas por el banco Lazard, el asesor financiero contratado por el Ejecutivo para la reestructuración.

Tanto Guzmán como Fernández reiteraron en varias oportunidades durante los últimos días que la oferta enmendada en la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC por su sigla en inglés) es la definitiva y constituye el máximo esfuerzo posible en términos económicos.

Sin embargo, trascendidos hablan de una posible modificación a la oferta que eleve el valor presente neto de los nuevos bonos entre USD1 y USD1,5 para cerrar la brecha con los USD56,5 de la última contrapropuesta de los bonistas, aunque sin incrementar el monto de pagos comprometidos sino a través de un adelanto en las fechas de las cancelaciones. Así, podría partirse la diferencia en torno a USD54,3 y USD54,9.

 En el mercado, los rumores de un deal ya consumado dispararon los activos argentinos, que habían comenzado la rueda en baja. Ahora los ADR de empresas argentinas que cotizan en Wall Street saltan hasta 13,8% con el Galicia a la cabeza y los bonos en dólares suben en torno al 2%.