El presidente Alberto Fernández afirmó hoy que "el país tiene la voluntad de pagar" la deuda soberana, pero que "carece de capacidad para hacerlo", durante su discurso de apertura en la asunción de mando en el Congreso. 

"El país tiene la voluntad de pagar, pero carece de capacidad para hacerlo", dijo Fernández este mediodía y determinó: "Vamos a encarar el problema de la deuda externa. No hay pagos de deudas que se puedan sostener si el país no crece. Tan simple como esto: para poder pagar, hay que crecer".

Además, aseguró que la relación con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y los acreedores buscará ser "constructiva y cooperativa" ya que "resolver el problema de una deuda insostenible que hoy tiene Argentina no es una cuestión de ganarle una disputa a nadie". "El país tiene la voluntad de pagar, pero carece de capacidad para hacerlo", definió.

Y subrayó: "El Gobierno saliente tomó una inmensa deuda sin generar más producción con la cual obtener los dólares imprescindibles para pagarla. Los acreedores tomaron un riesgo al invertir en un modelo que ha fracasado en todo el mundo una y otra vez.

Fernández hizo incapié en la soberanía que debe tener un país para dictar su presupuesto. "No debe ser dictado desde afuera", advirtió.

El presidente dijo que habrá un nuevo proyecto de presupuesto para 2020, pero que este será definido luego de "la renegociación de la deuda y de poner en práctica medidas económicas sociales y de la economía real". 

El economista Martín Guzmán, nombrado al frente del Ministerio de Economía, será el encargado de renegociar la deuda con acreedores privados.

noticias relacionadas