El Gobierno está cerca de cerrar un acuerdo con el grupo de bonistas menos hostil. Se trata del Comité de Acreedores de Argentina (ACC por su sigla en inglés), que el miércoles envió una nueva contraoferta a través de su asesor financiero, el banco suizo UBS, muy similar a la última versión con modificaciones que el Ejecutivo les había acercado a todos los tenedores mediante el mismo banco. Mientras tanto, el ministro de Economía, Martín Guzmán, buscará este fin de semana traccionar a más fondos pertenecientes a los grupos Ad Hoc y Exchange, liderados por BlackRock y Monarch respectivamente, antes de formalizar la enmienda a la oferta de canje de USD66.200 millones de deuda externa.

La pulseada entró en su recta final y el Gobierno negocia los últimos trazos de la propuesta que enviará los próximos días a la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC). De concretarse el acuerdo con este grupo, se sumará a los fondos Fintech, del mexicano David Martínez, Gramercy y Oaktree, que hasta esta semana actuaban en conjunto con el ACC pero que en los últimos días se adelantaron y ya le manifestaron a Guzmán su voluntad ingresar al canje.

Por estas horas el Palacio de Hacienda analiza esta propuesta, valuada en USD54,5 por cada USD100 de valor nominal, es decir, USD1 más que la última versión distribuida por el Ejecutivo. Fuentes oficiales señalaron que el acuerdo con este sector de los bonistas está muy cerca y agregaron que tienen la expectativa de que otros fondos sigan ese camino.

La contraoferta es planteada por el propio comité como un intento de puente para atraer al acuerdo a otros tenedores que forman parte de los grupos más duros, que no solo piden mayores pagos sino que presionan por retrotraer los contratos de los bonos emitidos por Mauricio Macri al marco legal de 2005, que brinda mejores condiciones para litigar contra el país. De hecho, el ACC, que concentraba cerca del 7% de los bonos a reestructurar, bastante menos que los otros dos grupos (en conjunto suman alrededor del 30%), creció en las últimas semanas a raíz de la migración de algunos fondos disconformes con la estrategia de BlackRock y hoy reúne a más de 30 bonistas, según pudo confirmar este diario con fuentes del mercado y del Gobierno.

En ese sentido, desde el mercado algunas voces señalaron por lo bajo que las versiones acerca de una posible ruptura del comité fueron fogoneadas desde las huestes de BlackRock. El Gobierno, que tiene niveles de adhesión aún insuficientes, busca capitalizar esa interna abierta en Wall Street.

Según reportó la agencia Bloomberg en la noche del jueves, los grupo Ad Hoc y Exchange, al tanto de esa intención, rechazarían un intento del Gobierno de avanzar con un acuerdo de deuda bajo la propuesta del ACC. Además, analizan llamar a sus integrantes a un acuerdo de bloqueo para obligar a sus miembros a rechazar esa oferta, en un intento por evitar fugas.

En concreto, el ofrecimiento del ACC acepta dos condiciones legales claves planteadas por Guzmán: que los tenedores de bonos emitidos a partir de 2016 conserven sus mismos contratos y que el Gobierno conserve la potestad de redesignar bonos, es decir, dejar afuera de un primer canje algunas series en las que no consiga las mayorías necesarias para activar las cláusulas de acción colectivas (CAC) y forzar a todos los bonistas a reestructurar. Aunque condicionó esto último a que se consiga una adhesión del 66% del conjunto de los bonos.

En lo económico, es muy similar a las últimas modificaciones incluidas por el Ejecutivo y que recibieron el visto bueno del FMI: un adelantamiento en el pago de los cupones, cuyos vencimientos pasarían de mayo y noviembre a enero y julio, y un premio para los acreedores que entren primero al canje que consiste en reconocer los intereses corridos de los títulos en default hasta el 29 de julio en lugar de hasta el momento en que se presentó la primera oferta. La diferencia: en lugar de una quita del 3% para los bonos Globales más cortos, como proponía el Gobierno, pide bajarla al 2%; en el resto de los Globales sí sería del 3% y en los Discount y Par no habría recorte de capital.

Además de los preacuerdos que busca sellar el Gobierno con los integrantes de los grupos de bonistas, para alcanzar las CAC será clave la venta que hagan los bancos colocadores, el HSBC y el Bank of America, entre los acreedores no agrupados que en conjunto tienen alrededor del 60% de los títulos a reestructurar.

Más notas de

Juan Strasnoy Peyre

El BCRA cierra marzo con récord de compra de dólares en 16 meses aunque sin acumular reservas

A falta de una rueda, el Central compró más de 1.500 millones de dólares en marzo

Con crédito de bancos multilaterales y fondeo neto en pesos, Guzmán recorta la meta de asistencia monetaria

Martín Guzmán junto al director gerente de Operaciones del Banco Mundial, Axel van Trotsenburg

Bonistas vs Kicillof: se tensa la negociación y un grupo de acreedores demanda a la provincia en Nueva York

Se complica la reestructuración de la deuda provincial encarada por kicillof

Por canje de deuda, ajuste del gasto Covid y más recaudación, el déficit de febrero fue el menor en seis años

Guzmán busca dar señales de fiscalismo en plena negociación con el FMI

Guzmán reúne hoy a fondos de inversión en Nueva York antes de la cita en Washington con el FMI

Guzmán durante una visita a Estados Unidos previa a la pandemia

El BCRA avanza en investigación contra el BICE y cita a ex funcionario macrista para que aparezca

El ex ministro de Producción quedó en la mirá de la autoridad monetaria

Deuda: Economía inicia las colocaciones de marzo y busca ampliar el fondeo en el mercado

Guzmán busca ampliar el fondeo en el mercado para acotar la asistencia del BCRA al Tesoro

El BCRA financió por primera vez en 2021 al Tesoro y Guzmán mantiene su meta de emisión

El Banco Central le giró 70.000 millones al Tesoro

Economía cierra el primer bimestre sin pedirle pesos al Central y reduce las necesidades de emisión para 2021

El Banco Central no le envío fondos al Tesoro durante el primer bimestre

El FMI prepara un informe "autocrítico" del préstamo a Macri y Guzmán busca apoyos para el acuerdo

Martín Guzmán junto a la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva