Las distribuidoras eléctricas acumulan una deuda con la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) superior a los 77.000 millones de pesos, lo que representa un aumento del 89% respecto del pasivo que tenían en abril del 2019.

En la larga lista de deudores aparecen las empresas Pampa Energía, con $6.800 millones; Edenor, $6.800 millones; Edesur, $6.300 millones; y la Empresa Provincial de Energía de Santa FE (EPE), $9.700 millones.

Según trascendidos de Cammesa, la empresa misionera EMSA también adeuda $9.300 millones y hay una larga lista de empresas provinciales y privadas, y cooperativas eléctricas, que directamente no realizan pagos.

De acuerdo con voceros de la compañía mayorista, hasta febrero último las distribuidoras Edenor y Edesur venían cumpliendo con los pagos, pero en marzo pagaron entre 30 y 50 por ciento de la deuda, y en abril ese porcentaje se redujo al 20%.

La deuda de las distribuidoras eléctricas con Cammesa llega a los $ 77.861 millones de pesos y el pasivo aumentó después de que Edenor y Edesur se sumarán a la lista de empresas morosas.

Según fuentes de Cammesa, las distribuidoras venían cumpliendo con los pagos hasta octubre último, pero después del congelamiento de tarifas dispuesto por el gobierno, en marzo pasado los atrasos en los pagos llegaron al 60%.