En un año que será clave para las negociaciones de deuda, el Banco Central trazó un panorama sobre las finanzas y las deudas que posee el país con especial énfasis en la negociación que se lleva adelante con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y recordó el acuerdo que se debe formalizar con los acreedores nucleados en el Club de París.

El Central también precisó las mejoras que se consiguieron en la renegociación de la deuda que afrontó la Argentina con los acreedores privados durante 2020: el actual perfil de vencimientos con el que regía previamente al canje “se observa una reducción de los servicios de deuda cercana a US$ 8.900 millones hasta 2030”.

El país deberá pagar amortizaciones e intereses por aproximadamente USD12.500 millones en el período 2020-2030 con los nuevos bonos que se generaron bajo legislación local el año pasado en reemplazo de los que se regían con las leyes de New York.

Los desafíos de la deuda en Argentina

El principal acreedor del país es el FMI con el préstamo de USD57 millones que se contrajo entre 2018 y 2019 de los cuales se ejecutaron USD45 millones. De esta deuda se deberán abonar USD43.904 millones hasta 2024 y se renegocia actualmente un cambio de plazos.

Con el Club de París, la deuda es por USD2.123 millones más intereses hasta junio pasado. En 2014 se consiguió un acuerdo que aún mantiene pagos pendientes. El monto original era de unos USD5000 millones, a lo que se le sumaron USD1100 millones en concepto de intereses y otros USD3633 millones en concepto de punitorios.

Adicionalmente, las provincias “enfrentan actualmente el desafío de reestructurar sus pasivos en moneda extranjera”, que suman USD16.937 millones, precisó la autoridad monetaria en su Central de Ideas, espacio que publica análisis de sus investigadores.

Las distintas jurisdicciones encaran tratativas por una deuda en moneda extranjera que se concentra mayoritariamente en Buenos Aires (43% del total provincial); Ciudad Autónoma de Buenos Aires y Córdoba (10% cada una); Neuquén y Mendoza (5% en cada caso), enumeró la presentación del BCRA.

 

Deuda en 2020

Durante el año pasado se realizó un conjunto de operaciones de conversión de instrumentos denominados en dólares por títulos en pesos a tasas de interés reales positivas, por un monto cercano a los USD6.600 millones, a fin de incentivar el ahorro “en instrumentos en moneda nacional, pero compatibles con la sostenibilidad de la deuda”.

Esas operaciones “contribuyeron a disminuir la exposición del Tesoro Nacional a obligaciones de corto plazo en moneda extranjera”, a la vez que permitieron un mayor financiamiento neto en los mercados locales de deuda, sostuvo el Banco Central en su análisis.