La nueva oferta de canje de los USD66.200 millones de deuda externa suma nuevas adhesiones. Tras el ok de los Fintech y Gramercy, este martes se sumó el de Greylock, el fondo de Hans Humes que lidera el Comité de Acreedores de Argentina (ACC), el más dialoguista de los tres grupos. Los otros dos, los hostiles Ad Hoc y Exchange, aún no se manifestaron pero el propio Gobierno espera una declaración inicial de rechazo, fogoneada por BlackRock. Y aunque despliega una ambiciosa estrategia destinada a quebrar la alianza entre ambos nucleamientos a partir de una mejora considerable de los pagos para los bonos del canje 2005 y la tracción de aliados a la firma de Larry Fink, el ministro de Economía, Martín Guzmán, reconoció que el Ejecutivo considera la posibilidad de hacer una reestructuración parcial. El prospecto formalizado en la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC) lo permite.

Tanto Guzmán, como el presidente Alberto Fernández y el representante argentino en el directorio del FMI, Sergio Chodos, insistieron en los últimos días que esta oferta es la definitiva. “Es el tiempo de decidir de los acreedores”, enfatizó el ministro este martes en un evento organizado por la Universidad de Oxford que compartió con la economista jefe del FMI y la directora de Investigaciones del Banco Mundial, Carmen Reinhart y Gita Gopinath respectivamente.

A los que ya se decidieron a favor, podría sumarse pronto el resto del ACC. “Estamos examinando los detalles de la última propuesta de deuda, pero parece razonable. Será difícil para los grandes fondos no participar en esta propuesta, porque sería una complicación quedarse fuera”, dijo Humes, consignó Bloomberg. Con este grupo y los que ya aceptaron la propuesta inicial, el Gobierno alcanzaría alrededor del 25% de adhesión. Según fuentes oficiales, la expectativa es llegar rápido al 50% para, a lo largo del próximo mes de vigencia de la invitación al canje, acercarse al 66,6%.

Es que la letra chica del prospecto formalizado en la SEC establece un piso de participación de dos tercios del conjunto de la deuda elegible o el 50% de cada bono emitido por Mauricio Macri y la mitad de los del canje de 2005 para efectivizar la reestructuración. Se trata de una garantía de que no se quedarán con títulos de bajo stock para los bonistas que vayan en busca del “premio” que dispuso el Gobierno para quienes ingresen ahora: un mayor pago de intereses devengados que eleva el valor presente a USD53,5 por cada USD100 de valor nominal, contra los USD52,2 que recibirán los que entren forzados en caso de que se alcancen las cláusulas de acción colectiva (CAC), del 66% en el caso de los bonos M y del 75/85% en los ya reestructurados.

La apuesta para superar la participación mínima e intentar alcanzar las CAC pasa por atraer a los bonistas Exchange mediante la suba de la oferta para los bonos Discount a USD60 y el reconocimieto de los contratos 2005 para ellos; incorporar fondos no agrupados pero con mucho peso propio, como Pimco, con quien el Gobierno se acercó luego de darle salida del Botapo a través de las nuevas subastas en dólares que empezarán en agosto; y realizar una buena venta de la oferta a través de los bancos colocadores, HSBC y Bank of America, a los tenedores minoristas, que poseen más de la mitad de la deuda a reestructurar. La tarea no es sencilla.

El grupo Ad Hoc, el de mayor peso en Wall Street, aún sostiene su rechazo. “Nuestra intención es ponernos de acuerdo con BlackRock, no queremos confrontar”, dijo Guzmán en diálogo con Radio Con Vos. Y explicó que, en caso de no alcanzar las CAC, el Gobierno avanzará en un canje parcial: “Argentina obviamente consideraría tomar eso, porque ya es un avance”. Esto sería posible en caso de que la adhesión supere la participación mínima pero no alcance para una reestructuración total. Entonces, podría apelar a la re-designación: una cláusula incorporada en el prospecto que permite excluir las series de bonos donde no haya mayorías suficientes para arrastrar a todos los tenedores.

Con todo, la posibilidad de que los acreedores más hostiles no está descartada. En ese sentido, el presidente del Banco de Valores, Juan Nápoli, dijo en FM La Patriada que “BlackRock tiene muchos intereses en Argentina” y que hay chances de que “termine arreglando”.

Más notas de

Juan Strasnoy Peyre

El Gobierno achicó un 52% la deuda local en dólares de corto plazo y apunta a otra fuerte pesificación en el canje

El Gobierno avanza en la desdolarización de la deuda

Deuda en pesos: Economía colocó $107.500 millones y consiguió $57.500 millones de financiamiento neto

Economía colocó $107.500 millones de deuda en pesos

Tras el acuerdo con los bonistas, el Gobierno espera aumentar su financiamiento neto en pesos

Deuda: tras el acuerdo, el Tesoro sale a fondearse en pesos

El Gobierno ultima detalles de la enmienda a la oferta de canje que presentará en los próximos días

El Gobierno ultima detalles de la enmienda a la oferta de canje que presentará en los próximos días

Canje local: Economía definió el tipo de cambio de hoy como referencia para la pesificación

Canje local: Finanzas definió el tipo de cambio de hoy como referencia para la pesificación

Tras el acuerdo con los bonistas, el Gobierno apura el round más duro: la renegociación de la deuda con el FMI

Tras el acuerdo con los bonistas, el Gobierno apura el round más duro: la renegociación de la deuda con el FMI

Guzmán incorporará al canje local las mejoras a la oferta externa del acuerdo con los bonistas

Guzmán incorporará al canje local las mejoras a la oferta externa acordadas con los bonistas

Deuda: el Gobierno confía en activar las CAC y lograr un canje generalizado

El Gobierno confía en lograr un canje de deuda generalizado

Punto por punto: cómo es la oferta que posibilitó el acuerdo de deuda con los bonistas

Punto por punto: cómo es la oferta que posibilitó el acuerdo de deuda con los bonistas

Kicillof extendió el plazo de negociación de la deuda bonaerense hasta el 14 de agosto

Kicillof extendió el plazo de negociación de la deuda bonaerense hasta el 14 de agosto