El banco de inversión Morgan Stanley consideró que el "mejor resultado" para la renegociación de la deuda argentina sería alcanzar los niveles previstos en las Cláusulas de Acción Colectivas (CAC), lo que evitaría un reclamo legal de parte de los acreedores.

El banco elaboró un informe sobre los posibles escenarios de como podría terminar esta compleja negociación por un total de USD64.800 millones.

Las posibilidades abarcan desde un "canje exitoso", que sería llegar a los porcentajes requeridos por las CAC, un acuerdo parcial, reanudar negociaciones y mejorar la oferta, hasta un posible default.

Canje exitoso

Si se alcanzan las CAC, según el banco de inversión, "sería el mejor resultado para la Argentina, especialmente si se alcanzan en todos los bonos, ya que evitaría por completo futuras demandas", en tribunales norteamericanos.

Morgan Stanley indica que esa que sería la única opción en la que el rendimiento de los títulos de Argentina puede caer por debajo del 10%.

Acuerdo parcial

Según el banco, si no se alcanzan las CAC, que es la opción que más se baraja entre los analistas, implica cerrar un acuerdo parcial, con una mayoría suficiente como para que el mercado que quede vigente sea lo más líquido posible.

El informe de la entidad señala que este sería un "escenario subóptimo para Argentina", con el objetivo del país de convencer a una mayor proporción de acreedores para que finalmente se unan a la oferta.

Advirtió el informe que este resultado tiene el riesgo de que "no se avance y se convierta en un enfrentamiento legal de varios años, tal como sucedió después de 2005", cuando se iniciaron los juicios contra el gobierno.

Opinó que el factor legal "no sería la única implicancia, ya que es probable que los rendimientos sean más elevados y permanezcan alrededor del 12% debido a la incertidumbre".

Mejorar la oferta

Aunque el presidente Alberto Fernández insiste con que el Gobierno "no se va a mover" de la última oferta realizada a los acreedores y reclama a los grupos más críticos, como el poderoso BlackRock, que "entiendan" la situación que vive el país; el otro escenario analizado es que no se llegue al umbral mínimo de las CAC, pero sigan las negociaciones y la Argentina esté dispuesta a mejorar la oferta nuevamente.

"Tal vez impulsando los pagos a corto plazo o volviendo a la idea de un edulcorante en forma de un instrumento de recuperación de valor", como el cupón PIB o ligado a las exportaciones.

"A su vez, lograr que los grupos de acreedores acuerden una propuesta antes del lanzamiento aumentaría significativamente las posibilidades de éxito" y opinó que en este escenario, es probable que los precios de los bonos bajen entre 30 y 35 dólares.

Posponer la negociación

El banco de inversión también evaluó que se podría dar, como alternativa, posponer la negociación "hasta que haya más claridad sobre las perspectivas económicas, tal vez hasta principios de 2021".

El banco consideró que el peor resultado "se daría si ocurre una ruptura completa entre las dos partes, con poco margen para que las negociaciones se reanuden nuevamente".

Consideró que si bien este resultado es menos probable, obligaría al país a suspender las negociaciones y a los acreedores a iniciar las acciones legales, en cuyo caso los bonos caerían con fuerza.