La nueva oferta de canje de USD66.200 millones de deuda externa presentada anoche por el Gobierno recibió sus primeros respaldos públicos de peso en Wall Street. Dos fondos de inversión comunicaron su voluntad de acordar y Mohamed El-Erian, uno de los asesores más respectados por el mundo financiero, dijo que la propuesta argentina "ofrece un gran avance" y que "merece apoyo".

El-Erian es jefe de asesores de Allianz, dueña de Pimco, y consejero de Gramercy, dos importantes acreedores del país. También colabora de forma externa con el Fondo Mononetario Internacional, el organismo que le dio el respaldo político a la nueva versión de la oferta que promedia los USD53,5 de valor presente neto por cada USD100, pese a haber superado el límite de USD50 que había planteado el staff para cumplir con el marco de sustentabilidad.

Justamente Gramercy y Fintech, la firma que lidera el empresario mexicano David Martínez, emitieron hoy un comunicado público de apoyo, que confirmó lo que ya le habían transmitido en privado al ministro de Economía, Martín Guzmán.

"Gramercy Funds Management y Fintech Advisory Inc. acogen con beneplácito el anuncio de anoche por parte de la República de Argentina, incluidas las mejoras en los términos y condiciones de su oferta original del 21 de abril de 2020. Esperamos apoyar la oferta de Argentina, ya que prevé la sostenibilidad de la deuda, eso es crucial para un crecimiento económico duradero, alto e inclusivo", manifestaron los dos bonistas.

A ellos se espera que se sume pronto el Comité de Acreedores de Argentina (ACC), liderado por Hans Humes, de Greylock.

Por su parte, El-Erian, uno de los hombres más respectados en establishment financiero internacional, afirmó  en un artículo de opinión publicado por Bloomberg que "Argentina hizo una nueva oferta a los acreedores el domingo que tiene una sólida oportunidad de anclar una de las mayores reestructuraciones de deuda soberana en la historia de los mercados emergentes".

Según los cálculos de Gramercy, de prosperar la oferta, Argentina tendría una reducción en sus servicios de deuda de alrededor de $40.000 millones durante los primeros diez años, lo que equivale a alrededor del 9% del producto interno bruto (PBI), consignó el asesor. Y agregó: "Con una ventana de cinco años sin pagos de amortización y una tasa de cupón promedio de menos del 2%, Argentina recibiría un tiempo valioso para reasignar recursos en apoyo de reformas estructurales, gastos del sector social y alivio de la pobreza".

"A cambio de acordar renunciar a algunos reclamos contractuales, los acreedores estarían en una mejor posición para recibir el pago en los nuevos términos, y aquellos que se unan para el cierre programado para principios de agosto obtendrán un incentivo 'anticipado'. Evitarían el tipo de incumplimiento desordenado que devastaría los precios de los activos, forzaría a liquidaciones de cartera disruptivas y, para aquellos que mantienen sus bonos, socavaría el valor de recuperación futuro al retrasar la capacidad de crecimiento de Argentina", señaló.

En ese sentido, comparó los USD53,5 de la oferta actual, descontada a una tasa del 10%, con los USD35 de la reestructuración de 2005 y los USD45 de la reapertura del canje en 2010. "Esto asume una importancia adicional ya que el desafío inmediato es movilizar suficiente apoyo de los acreedores para la oferta argentina", sostuvo.

El mensaje de El-Erian se suma a la buena recepción de distintos actores del mercado local y hasta del propio exministro de Finanzas de Mauricio Macri, Luis "Toto" Caputo, que emitió a una velocidad récord más del 60% de los títulos que ahora deben ser reestructurados tras el acuerdo con los fondos buitres en 2016 y que a principios 2018 vio cerrarse la canilla del crédito externo, que derivó en el inicio de la crisis cambiaria y la vuelta al FMI.

Aunque en este caso involucra a dos actores claves de la negociación. Gramercy es uno de los fondos que ya le manifestó su voluntad de acordar. Y Pimco es el mayor acreedor del país no agrupado en ninguno de los tres comités de bonistas: según estimaciones del mercado, tiene unos USD2.000 millones en títulos argentinos bajo ley extranjera.

Resta ver qué actitud tomarán los grupos más hostiles, el Ad Hoc y el Exchange, liderados por BlackRock y Monarch, aunque se espera un rechazo inicial. La estrategia del Gobierno es ir en busca de integrantes de esos grupos para que suscriban de forma individual la propuesta y también de los acreedores minoristas, que poseen más de la mitad del stock de bonos elegibles, para conseguir las mayorías necesarias que permitan activar un canje generalizado.

"El proceso estuvo lejos de ser suave, reflejando las complicaciones estructurales inherentes, así como las dificultades autoinfligidas", consideró El-Erian. Enumeró la dificultad del Gobierno de "lidiar con múltiples grupos de acreedores que carecen de cohesión natural", el cambio de condiciones que impuso el Covid-19 que demandó "más recursos para dedicar a la atención médica" y trajo problemas económicos en todo el mundo, a lo que sumó "una oferta prematura en abril y el inevitable discurso político interno ruidoso".

Sin embargo, valoró: "La perseverancia del gobierno y el compromiso constructivo de un subconjunto de acreedores, junto con la asistencia técnica oportuna del FMI, ahora han abierto el camino a la posibilidad de una sostenibilidad duradera de la deuda. Lo que finalmente surgió tiene el potencial de ser una victoria notable, y no solo para Argentina y sus patrocinadores".

"El compromiso que surgió de meses de negociaciones difíciles justifica el apoyo tanto de Argentina como de sus acreedores. Sí, es menos de lo que cualquiera de las partes presentó inicialmente. Pero no sería de interés a largo plazo para ninguno permitir que el ideal teórico sea enemigo del bien alcanzable", concluyó.

Más notas de

Juan Strasnoy Peyre

El Gobierno achicó un 52% la deuda local en dólares de corto plazo y apunta a otra fuerte pesificación en el canje

El Gobierno avanza en la desdolarización de la deuda

Deuda en pesos: Economía colocó $107.500 millones y consiguió $57.500 millones de financiamiento neto

Economía colocó $107.500 millones de deuda en pesos

Tras el acuerdo con los bonistas, el Gobierno espera aumentar su financiamiento neto en pesos

Deuda: tras el acuerdo, el Tesoro sale a fondearse en pesos

El Gobierno ultima detalles de la enmienda a la oferta de canje que presentará en los próximos días

El Gobierno ultima detalles de la enmienda a la oferta de canje que presentará en los próximos días

Canje local: Economía definió el tipo de cambio de hoy como referencia para la pesificación

Canje local: Finanzas definió el tipo de cambio de hoy como referencia para la pesificación

Tras el acuerdo con los bonistas, el Gobierno apura el round más duro: la renegociación de la deuda con el FMI

Tras el acuerdo con los bonistas, el Gobierno apura el round más duro: la renegociación de la deuda con el FMI

Guzmán incorporará al canje local las mejoras a la oferta externa del acuerdo con los bonistas

Guzmán incorporará al canje local las mejoras a la oferta externa acordadas con los bonistas

Deuda: el Gobierno confía en activar las CAC y lograr un canje generalizado

El Gobierno confía en lograr un canje de deuda generalizado

Punto por punto: cómo es la oferta que posibilitó el acuerdo de deuda con los bonistas

Punto por punto: cómo es la oferta que posibilitó el acuerdo de deuda con los bonistas

Kicillof extendió el plazo de negociación de la deuda bonaerense hasta el 14 de agosto

Kicillof extendió el plazo de negociación de la deuda bonaerense hasta el 14 de agosto