Deutsche Bank anunció este jueves los resultados de su revisión sobre la economía mundial. Se identificó un alza en las previsiones del PBI 2020, dando inicio así a una tendencia de recuperación de la actividad económica tras la parálisis provocada por el coronavirus.

La zona euro fue la región que lideró en los indicadores positivos frente a los pronósticos previos, por lo que se vaticina que finalmente la economía del viejo continente se contraiga 8,6% este año, casi cuatro puntos de mejora en comparación con la expectativa anterior que reflejaba una caída del 12%.

“En la zona euro, el resultado del segundo trimestre nos dice que la actividad no cayó tanto como se temía en el cierre. También nos dice que la recuperación posterior al cierre fue más fuerte de lo esperado”, señaló el banco alemán.

Mismo estadio se visualizó para las estimaciones de la economía mundial: de acuerdo a la entidad financiera se redujo en 1,5% el piso de caídadejando el porcentaje de final de contracción de 4,5%.

Por su parte, la economía estadounidense se contraerá en un 5,2%, frente a la anterior previsión que daba cuenta de un retrocedo del 7,1%. También prevé que la performance de los indicadores norteamericanos muestren un crecimiento del 3,1% el año que viene, en lugar del 2,6% que había predicho anteriormente.