La Secretaría de Finanzas está realizando ahora mismo un canje de Letras y bonos en dólares por una canasta de nuevos títulos en pesos atados a la inflación. Según las expectativas oficiales y de los analistas privados, la intención de desdolarizar las obligaciones de deuda y aliviar la carga de los vencimientos sobre las reservas en divisas, encontraría una buena respuesta, en el marco de la reconstrucción por ahora exitosa de la curva en pesos. 

La operación se concretará en el marco de los decretos 141/2020 y 193/2020, que permiten tomar los instrumentos a su valor técnico, un mecanismo que mejora el ofrecimiento para los tenedores y ya dio buenos resultados en los canjes previos. Arrancó a las 10 y tendrá lugar hasta las 15. Se basa en parámetros similares a las operaciones efectuadas durante este año, que involucraron al Bono Dual (AF20) y a las Letras del Tesoro (Letes). La búsqueda de desdolarizar la deuda va en línea con el proyecto de canje de bonos ley argentina presentado hoy en el Congreso.

Economía ofrecerá una canasta de Boncer integrada en un 30% por bonos ajustables por el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER) con vencimiento el 25 de marzo de 2023. El 70% restante será otro título con vencimiento el 25 de marzo de 2024.

Todos los instrumentos a canjearse fueron alcanzados por el diferimiento de pagos dispuesto el 6 de abril por el decreto 346/2020.

Esta semana, la Secretaría de Finanzas destacó que durante el segundo trimestre de 2020 se logró refinanciar más del 100% de los vencimientos de deuda en pesos. De hecho, según un informe del área, se obtuvieron $11.305 millones en financiamiento neto gracias a la normalización del mercado de deuda en pesos.   

Mientras en el primer trimestre de 2020 el porcentaje de refinanciamiento alcanzó el 61%, durante el segundo trimestre este indicador superó el 100%. Esa dinámica es clave por dos razones fundamentales: por un lado, alimenta la confianza por los instrumentos en pesos; por otro, le evita al Gobierno una mayor emisión monetaria, en el marco de un 2020 en el que el financiamiento al rojo primario del Tesoro ya generó una impresión de pesos de $1,35 billones.

De la mano de esa reconstrucción de la curva, vía mejoramiento de la confianza, fuentes oficiales le dijeron a BAE Negocios que esperan una importante suscripción en la licitación.

En conjunto, el stock de circulación de los instrumentos elegibles es de casi USD7.000 millones, de los cuales el 40% está en manos privadas. La mayor parte, algo más del 90%, corresponde a las Letes que habían sido reperfiladas primero durante el Gobierno anterior y luego en dos oportunidades por el actual. La mayor parte de estas letras está en manos de entes públicos, como el FGS de la Anses y el Banco Nación. En el caso del AF20 la totalidad la tienen tenedores privados, que también poseen la mayoría de las Lelink.

Santiago López Alfaro, socio de la consultora Delphos, espera una buena participación de los tenedores: “Debería andar bien. Los bonos CER siguen siendo muy buscados. Fueron la mejor inversión en lo que va de 2020”. Según cálculos de Buenos Aires Valores de acuerdo a las cotizaciones del jueves, quienes acepten canjear sus Letes o AF20 tendrán un retorno positivo promedio del 2,3%.

o donde uds quieran fuera del site de BAE sería ésta codigo completo: