A pesar del impacto de la segunda ola de coronavirus (Covid-19), hoy la Argentina atraviesa un contexto económico internacional y local que propicia una recuperación más rápida y sostenible de la que pensaba meses atrás. Sin embargo, esa salida depende del efecto que las expectativas y la disputa electoral generen sobre la brecha del dólar, según plantearon dos economistas.

El socio de la consultora PxQ, Emmanuel Álvarez Agis, y la directora ejecutiva del estudio Eco Go, Marina Dal Poggetto, coincidieron en que las condiciones macroeconómicas que enfrenta el país son mejores que las que se proyectaban el año pasado.

Entre los factores positivos, los economistas enumeraron el precio de la soja arriba de los US$ 550, una reactivación económica mundial con tasas de interés cercanas a cero y los cerca de US$ 4.300 millones que ingresarán a las reservas por la transferencia de los Derechos Especiales de Giro (DEG) del Fondo Monetario Internacional ( FMI).

Si a esto se suma un programa fiscal y monetario que mostró signos de consolidación en los últimos meses, ambos coincidieron en que "hay capacidad para armar un programa que descomprima la brecha, es posible" pero, en el corto plazo, el debate electoral puede traer complicaciones.

"La dinámica de los próximos meses y hasta que sean las elecciones va a a estar definida por lo que pase con la brecha cambiaria", dijo Dal Poggetto, en una charla organizada por la Universidad Nacional de San Martín (Unsam) sobre perspectivas macroeconómicas y financieras para 2021.

La necesidad de un acuerdo con el FMI

La economista señaló que "la expectativa es que en los próximos tres meses el Banco Central siga comprando reservas", algo que dependerá de que las liquidaciones no se corten y que haya un grado de consenso político que ancle las expectativas a futuro. Para ello, alcanzar un acuerdo con el FMI que permita descomprimir los vencimientos y que el plan de vacunación siga adelante y no afecte en mayor grado la actividad económica serán factores definitorios.

"En algún momento, hasta las PASO o hasta la elección definitiva, si no hay un acuerdo con el Fondo, aún con la soja en estos niveles y con los 4.300 millones de dólares de los DEG, la presión cambiaria puede volver y frente a la dinámica de precios se puede complicar el escenario", dijo Dal Poggetto.

Para Álvarez Agis, la Argentina debería llegar a un acuerdo con el FMI que le permita refinanciar su capital y sólo pagar intereses y, si así fuera, "sólo debería pagar el 2,5% del PBI en pago de deuda con un programa a 10 años".

"Una economía con un PBI de 400.000 millones de dólares debería rendir en el mercado 6 o 7% como mucho. Hoy Argentina rinde 20 porque el mercado piensa que no va a poder refinanciar el capital de su deuda, algo que no se logra desde 1999", dijo Álvarez Agis.

"Hay que entender la importancia de que la Argentina se ordene en materia financiera, sino no se entiende de por qué un país que duplica el precio de su principal producto de exportación tenga problemas", aseguró el ex viceministro de Economía.