La soja trepó a 600 dólares, se acerca cada vez más al récord de 650 dólares de 2012 y las buenas noticias se ven reflejadas en las compras de divisas del BCRA, que en lo que va del mes acumularon siete días consecutivos de saldo positivo y en general por encima de los 100 millones. De hecho, en los primeros 85 días hábiles, el 2021 es el año de más compras de dólares desde, no casualmente, el 2012. Entre los pagos de intereses al FMI, Club de París y otros organismos internacionales y la intervención en el mercado paralelo de divisas, las reservas netas no crecieron demasiado. Pero el boom sojero le permite al Gobierno alcanzar algo de tranquilidad económica.

Aunque crecieron, las reservas netas siguen en niveles relativamente bajos. Según LCG, al 6 de mayo llegaron a los 6.700 millones de dólares. El BCRA tuvo que elegir entre dos caminos.  O engrosar mucho las reservas y ganar poder de fuego ante la posibilidad de una nueva corrida cambiaria que presione sobre la dinámica del precio del dólar. O ponerse a intervenir con fuerza en el mercado paralelo de la divisa para intentar contener su cotización, domar las expectativas de devaluación e intentar darle algo de calma al panorama económico local. 

De acuerdo con ABC Mercado de Cambios, las compras de dólares en el mercado totalizaron siete días consecutivos de resultado positivo para el BCRA. En seis de ellos empató o superó los 100 millones de dólares y en el restante quedó cerca, con compras por 90 millones. Acumuló así compras por 840 millones en lo que va del mes.

El cepo, que viene manteniendo la demanda para fuga en niveles mínimo, e incluso tuvo número negativo en abril, con una incipiente vuelta del ingreso de dólares para carry trade, es una de las claves. La propia estabilidad cambiaria la hace posible. La otra clave es el precio de la soja. “En un mercado dominado por los permisos y calendarizaciones a la hora de acceder a las divisas, lo que concluye en un mercado anémico, la entidad monetaria mantiene su sesgo comprador ante el coto de caza fabricado por la misma”, metaforizaron en ABC Mercados. 

La dinámica no pertenece solo a mayo sino que se viene observando desde que arrancó el 2021. En ese sentido, desde Buenos Aires Valores destacaron: “En los 85 días hábiles que van de 2021, el BCRA compró 4.250 millones de dólares. Tomando los últimos cinco años con cepo cambiario, representa la segunda cifra más alta, solo superada por 2012 donde la entidad acumuló 5.580 millones en el mismo período”. 

En mayo el Gobierno afronta vencimientos de intereses con el FMI por 298 millones de dólares, según los datos de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC). Esa ventanilla es la que desde hace tiempo viene generando ventas de divisas al Tesoro, junto con algún otro gasto en dólares, como la compra de vacunas para la campaña antipandémica. En el año, la venta de dólares al Tesoro restó 1.500 millones a las reservas. 

La otra ventanilla fundamental es la intervención del BCRA en los dólares paralelos. Ahí, la operación que hacen las personas es usar pesos para comprar bonos que luego venden en dólares, atesorando divisas y empujando su cotización hacia arriba. De ahí las súper brechas récord de agosto y septiembre del 2020. El BCRA hace la operatoria contraria: compra bonos en dólares y los vende en pesos, luego vuelve a recomprar. Así, las reservas crecen menos de lo que podrían crecer gracias al boom de la soja y la liquidación del agro. Pero la macro se mantiene más calmada y con expectativas de devaluación algo más controladas.

El economista jefe de Econviews, Andrés Borenstein, señaló al respecto: “Han comprado más dólares que lo esperado porque la soja dio un respiro y las liquidaciones del agro vienen muy bien. Eso dio más espalda para hacer rulo cambiario. Uno se pregunta, si la soja se hubiera mantenido en 400 dólares, ¿se habrían animado a trabajar de esa forma en la brecha cambiaria? Lo cierto es que con este buen clima exportador se ven confiados a meter fichas en eso”. 

Y agregó: “El cepo y la brecha son de las variables más distorsivas de la economía. Con brecha del 100% nadie quiere exportar. Si bien ahora se está corriendo un riesgo porque las reservas no crecen tanto, la apuesta es a que la economía funcione con cierto grado de normalidad. Una normalidad alla Argentina. Mantener la brecha controlada, aunque no haya credibilidad. Y operarla. Ellos seguro preferirían tener credibilidad. Pero lo cierto es que si no la opera y se le va la brecha, con elecciones por delante, la economía perdería normalidad”.

Otros factores afectan al nivel de reservas: por un lado, los créditos en dólares rompieron el letargo que traían y comenzaron a crecer marginalmente, con una baja en los encajes. También hubo una baja en la cotización del oro, que generó una reducción en el stock

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

Por dólar, commodities y salarios, desaceleraron los costos

Por dólar, commodities y salarios, desaceleraron los costos

¿Cómo sigue la dinámica inflacionaria y su impacto en salarios?

¿Cómo sigue la dinámica inflacionaria y su impacto en salarios?

Presionaron los regulados: la inflación fue de 3,3%

Los precios de los alimentos aflojaron bastante durante mayo

En plena segunda ola, la industria usa más maquinarias que en 2019

En plena segunda ola, la industria usa más maquinarias que en 2019

Los préstamos caen por la reactivación y las pyme reclaman

Los préstamos caen por la reactivación y las pyme reclaman

Otro mes de déficit moderado, por el ajuste en jubilaciones

Otro mes de déficit moderado, por el ajuste en jubilaciones

Privados ven suba del PBI pero el Gobierno espera una caída

Privados ven suba del PBI pero el Gobierno espera una caída

Los bancos se lanzaron a las letras del Tesoro

Los bancos se lanzaron a las letras del Tesoro

La industria sorprendió pero hay alerta por la construcción

La industria sorprendió pero hay alerta por la construcción

Plazos fijos caen 1% real y plantean preguntas por el dólar

Plazos fijos caen 1% real y plantean preguntas por el dólar

noticias relacionadas