Los dólares paralelos cerraron mixtos hoy, en una nueva jornada de anuncios y señales por parte del Gobierno y fuertes rumores de cambio de Gabinete. Mientras en las cuevas el dólar blue continuó con su escalada y cerró a $195, el contado con liquidación y el MEP bajaron $10 cada uno y finalizaron en $168,8 y $155, respectivamente.

De esta manera, por primera vez en la semana la cotización de la divisa que se obtiene mediante bonos cortó con su racha alcista, que la serie de medidas anunciadas desde el lunes no habían hecho más que exacerbar.

Es que a partir del martes se redujo a tres días el período por el cual se debía mantener inmovilizados los títulos antes de volver a venderlos (parking), al tiempo que se volvió a habilitar a los fondos extranjeros a operar con el contado con liquidación, en la búsqueda de una mayor oferta que logre calmar la disparada de la divisa en ese mercado. Por otro lado, se confirmó la colocación de un bono por USD750 millones para suscribir con títulos en pesos, destinados a los fondos de inversión que quedaron “atrapados” por el cepo.

Tras dar a conocer la decisión en un inusual comunicado en el que cargaba directamente contra el Banco Central, el ministerio de Economía continuó con sus medidas: el miércoles se sumó un blanqueo para invertir en la construcción fondos no declarados, con un fuerte guiño para que los ahorristas liquidaran en el paralelo y así aprovechar la brecha de más de 100%, abasteciendo la oferta en el mercado informal, MEP y CCL.

Los rumores que circularon sobre posibles cambios de gabinete incluían la salida de Martín Guzmán del Palacio de Hacienda y de Miguel Pesce del Banco Central por figuras como Guillermo Nielsen, Matías Kulfas o Martín Redrado, por nombrar sólo tres de la danza de nombres con los que se especulaba, nunca confirmados oficialmente.

Lo cierto es que el presidente Alberto Fernández le habría dado un plazo de 15 días a Guzmán para que las últimas medidas surtan efecto, después de ungirlo como único interlocutor y terciar a su favor en la dura pelea interna que mantiene con Pesce.

Guzmán acusaba por lo bajo a la conducción del BCRA de tirar por la borda los anuncios de sostenibilidad fiscal con mayores controles cambiarios. El primer intento por revertir la expectativa negativa del endurecimiento del cepo fue con la baja temporal de retenciones, que tampoco logró -hasta ahora- un mayor alivio en el mercado oficial.

En ese marco, el ministro apareció desde temprano en los medios, en una entrevista radial concedida en el piso de la FM Radio con Vos. Durante el reportaje, anticipó un Presupuesto “plurianual de como mínimo tres años” y adelantó que “en las próximas semanas” habrá noticias positivas, en relación al programa que se trabaja en conjunto con el Fondo Monetario Internacional.

Los analistas critican la falta de un rumbo claro, más allá de que la tarea más compleja que tenía por delante el Gobierno de Fernández, la reestructuración de la deuda externa, se logró con una adhesión del 99%.

En otra señal al mercado, Economía también comunicó hoy que espera para la semana que viene una “gran licitación con un menú muy variado” de opciones para los operadores, que ayude a secar la plaza de pesos y le quite presión a los paralelos. También en esa línea se informó que se redujo la asistencia del Central al Tesoro, en $16.700 millones que llevarán a una baja de $25.780 millones en octubre.