El gobierno de Estados Unidos decidió no incluir a las importaciones de acero y aluminio provenientes de la Argentina dentro de la nómina de productos que deben tributar un arancel de 25% y 10% respectivamente, para ingresar a ese país.

“Ha salido la lista de los países que serían sancionados y no está la Argentina. Es una excelente noticia que sigan las cosas como están y que a las exportaciones argentinas no se las sancione con el 25% de arancel de ingreso”, dijo esta mañana el canciller Felipe Solá.

Solá explicó -en diálogo con Radio 10- que “hubo un gran trabajo de la embajada argentina en EE.UU.” y señaló que el sector empresario ya está al tanto de esta novedad.

“Hay un mérito de esa Embajada y de los que trabajaron junto al Secretario de Comercio Exterior; hicimos una defensa muy sólida de nuestra posición”, resaltó el funcionario.

La administración Trump anunció formalmente el viernes a última hora la lista de países que deberán pagar aranceles a las importaciones de acero y aluminio de marca registrada, que abarca clavos, grapas, cables eléctricos y algunas partes importadas que van en automóviles y tractores, entre otros productos. Argentina, Australia, Canadá y México quedaron exentos de los tributos adicionales de aluminio; mientras que para las tarifas de acero, se permitieron exenciones para Argentina, Brasil, Canadá, Australia, México y Corea del Sur.

El 2 de diciembre pasado, el presidente Donald Trump, a través un mensaje en su cuenta de la red social Twitter, dijo que Estados Unidos iba a restablecer aranceles a las importaciones de acero y alumnio procedente de la Argentina y Brasil.

“Brasil y la Argentina han estado presidiendo una devaluación masiva de sus monedas, lo cual no es bueno para nuestros agricultores. Por lo tanto, y con vigencia inmediata, restableceré los aranceles a todo el acero y el aluminio que se envíe a los Estados Unidos desde esos países”, argumentó Trump en esa oportunidad.

El anuncio informal del presidente de EE.UU. no se tradujo en una comunicación formal y finalmente ayer se conoció que la Argentina quedó excluida de la lista de países que deberán pagar arancel.

El jueves pasado, antes de que se conociera esta novedad, la Cámara Argentina del Acero había manifestado nuevamente su “preocupación por el estado latente de la intención del presidente Trump, manifestada a través de sus redes sociales, de instaurar aranceles a la importación de acero y aluminio provenientes de Argentina y Brasil, modificando de esta forma las condiciones actuales del comercio en el marco de la Resolución 232”.

La industria siderúrgica argentina cerró 2019 con una baja en todas las líneas de productos: el acero crudo tuvo un descenso de 10% interanual; los laminados en caliente tuvieron una baja de 10,5%; y los laminados en frío con un descenso de 8,5%.